Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



CAMINO ELECCIONES


Derechos gais elevan acciones del PAC y Restauración

Esteban Arrieta [email protected] | Martes 16 enero, 2018



En la recta final de la campaña política, Carlos Alvarado del Partido Acción Ciudadana y su homólogo Fabricio Alvarado de Restauración Nacional, se están beneficiando del debate nacional en torno a la diversidad sexual y con ello, podrían dar la sorpresa y colarse en la segunda ronda electoral.


La opinión consultiva de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en torno a la validación del matrimonio gay y la identidad de género de acuerdo a la orientación sexual, han elevado las opciones políticas de los dos candidatos, aunque en públicos totalmente diferentes, según analistas consultados por LA REPÚBLICA.

Lea más: Familias gais no serían reconocidas por ningún candidato


Mientras que Carlos aglutinaría el voto progresista, “millennial” y favorable a la diversidad, Fabricio se vería beneficiado con el respaldo del voto conservador, opuesto a la unión entre personas del mismo sexo y a la ideología de género.


“La juventud de Carlos y su frescura desde el punto de vista generacional, le ayudarán a capitalizar ese voto favorable a los derechos gais, que tomarán importancia para un grupo de la población a raíz de la resolución de la CIDH. Si Carlos maneja bien ese razonamiento, le podrá ayudar para meterse en la pelea”, aseveró Francisco Barahona, analista independiente.

Lea más: Marcha pedirá Estado laico y respeto a derechos sexuales


Los dos aspirantes presidenciales saben del impacto electoral de ambos sectores de votantes y por eso, las promesas en torno al tema no se han hecho esperar.


En ese sentido, Fabricio ofreció sacar a Costa Rica de la Convención Interamericana de Derechos Humanos, al considerar que un organismo externo “tomado por grupos pro gay”, está violentando la soberanía nacional e imponiendo una ideología que no está de acuerdo con los valores de la mayoría de los costarricenses.


Por su parte, Carlos ha recalcado una y otra vez que esta elección es “entre el futuro y el pasado”, para referirse a las posturas conservadoras de partidos como el de Fabricio, el PLN, el PUSC y el PIN, asimismo, ha propuesto profundizar el respeto por la diversidad sexual en el país.


Mientras tanto, otros aspirantes como Antonio Álvarez de Liberación, Rodolfo Piza del PUSC y Juan Diego Castro del PIN, tratan de pasar desapercibidos en cuanto al tema, o bien, hacen declaraciones confusas.


“Entre los Alvarados hay una fuerte disputa, podría sacar a alguno de los principales debates televisivos que tienen como número mágico cinco candidatos. Cazan votos en nichos diferentes y eso les favorece a los dos. El voto conservador está más atomizado y el progresista está ayuno, aunque se podría aglutinar más fácil en torno a Carlos”, aseveró Claudio Alpízar, analista independiente.


La seguidilla de debates televisados en las próximas tres semanas —Grupo Extra, Teletica y Repretel— será determinante para escoger al nuevo presidente de la República, sobre todo cuando las distancias entre los candidatos son tan estrechas.


En ese sentido, no es de extrañar que tanto Carlos como Fabricio hayan reclamado a Canal 7 su supuesto derecho a participar en el debate que hará esa televisora el 30 de enero.


En 2014, un 11% de los indecisos o de quienes cambiaron de candidato, tomó como referencia los debates para escoger, de acuerdo con el Centro de Investigación y Estudios Políticos de la UCR.


NOTAS RELACIONADAS