Dependencia del dólar no ayuda al país
Enviar

Perfil empresarial Economía

Dependencia del dólar no ayuda al país

Alta dolarización y sobreendeudamiento público, son obstáculos de nuestro país, informó Banco Mundial

Los altos niveles de dolarización que posee el país no nos ayudan a levantar económicamente.
Tradicionalmente los países latinoamericanos han utilizado sus políticas monetarias para sacarles provecho a sus esquemas de flexibilización en el tipo de cambio, algo que el nuestro no puede hacer por su alta dolarización.

201310092241080.pag2.jpg
Así lo dio a conocer el Banco Mundial en un informe denominado “La desaceleración en América Latina y el tipo de cambio como amortiguador”, donde indicó que aquellos países que lograron disminuir su dolarización, enfrentaron en la flexibilización del tipo de cambio un “colchón” contra la desaceleración mundial para ver mitigado este problema.
En ese sentido las depreciaciones no son un problema en estos días —como lo fueron en los años 90 y finales de los 80—, sino parte de la solución, según Augusto de la Torre, economista jefe del Banco Mundial para Latinoamérica.
Así, un tipo de cambio flexible y objetivos de inflación hacen posible una política anticíclica; de esta forma los bancos centrales pueden reducir las tasas de interés para estimular la actividad económica.
Además, la depreciación en una recesión contribuye a mantener la balanza exterior bajo control y estimula la producción y el empleo, ya que incentiva las exportaciones, y a lo interior de las economías la producción de bienes y servicios.
Es interesante, ya que Costa Rica es distinto al resto de América —que en general ha ido teniendo una situación fiscal mejora—, porque sus monedas no se han visto tan devaluadas.
“Acá lo que pasa es que como el tipo de cambio está crónicamente pegado a la banda inferior, eso afecta la competitividad de las exportaciones y en el caso nuestro en el turismo, eso no facilita que nuestro país haga el despegue como otras naciones”, explica Fernando Rodríguez, economista de la Universidad Nacional.
El otro problema, es que tenemos altos niveles de endeudamiento en dólares y de dolarización de depósitos, que son vulnerables a cualquier movimiento de la divisa, que se pueda ver en una situación crítica financiera.
“Si hay una devaluación muy fuerte, sufren los deudores, y eso podría llevar a algunos a dejar de pagar; o si baja mucho, las personas preferirán transformar sus dólares en colones, lo que puede significar otro problema, esto es distinto a lo que el Banco Mundial indica para Latinoamérica, porque nuestra moneda no ayuda al crecimiento de la economía”, señala Rodríguez.

Fabio Parreaguirre
[email protected]
@fabiopLR



Ver comentarios