Enviar
Diferencia entre ingreso y salida de divisas y faltante fiscal se unen en presión contra estabilidad
Déficits gemelos amenazan de nuevo la economía
Ambos prenden alarmas respecto a la estabilidad de la moneda y las tasas de interés

En el segundo semestre del año, la diferencia en la cuenta corriente —que contabiliza el ingreso y la salida de divisas del país— se podría tornar nuevamente negativa, ante el riesgo de un deterioro en la cuenta de capitales y financiera.
Simultáneamente el déficit fiscal tiende a elevarse hasta un 4,9% del Producto Interno Bruto (PIB) este año. Así, los llamados déficits gemelos estarían poniendo nuevas presiones sobre la economía nacional.
En primer término la brecha entre las importaciones y las exportaciones de bienes y servicios (el déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos) se redujo en la primera mitad de este año y hasta llegó a acumular un superávit de $30 millones. Es algo que habría cambiado recientemente.
La cuenta de capital y financiera ha mostrado históricamente un superávit con lo cual se financia el déficit de cuenta corriente de la balanza de pagos.
No obstante, ambas se muestran deficitarias, como consecuencia del pago de los préstamos externos del sector privado, principalmente.
El pago de pasivos privados al exterior representó el primer semestre la suma de $500 millones. No se conoce a ciencia cierta de cuánto serán las erogaciones en la segundad mitad del año. No obstante, tomando en cuenta que la deuda privada de corto plazo ronda los $3.900 millones los volúmenes podrían ser importantes.
Ello, sumado a una inversión extranjera débil contribuirá a volcar la tortilla de la cuenta corriente. “En ese sentido preocupa el pago de pasivos del sector privado”, dijo Eric Vargas, gerente de Estrategia de Aldesa.
En su revisión del programa macroeconómico, el Banco Central, hace un mes, pronosticó un déficit de la cuenta corriente para este año equivalente a un 3,6% del PIB. (Cada punto del PIB, ¢167 mil millones).
Aunque debido a la desaceleración de la economía, se redujo el déficit en cuenta corriente, el segundo semestre tiende a asomar nuevamente su cara asociado a una mayor demanda de bienes importados y una economía que tiende a salir del estancamiento.
Si no es solventado por un adecuado flujo de capitales el déficit en cuenta corriente le pondría presiones al tipo de cambio hacia el alza, explicaron analistas.
El incremento en el déficit de la balanza comercial se traduce, además, en una menor entrada de divisas.
Aunque las reservas monetarias este mes podrían registrar un incremento extraordinario, este es de tan solo $17 millones.
Ello, por cuanto el Fondo Monetario Internacional entregará esa suma al país en setiembre para proveer liquidez a Costa Rica. En general a los países miembros asignó $250 mil millones de los cuales correspondieron a nuestro país aproximadamente $205 millones.
De esta manera, sin un flujo sustancioso de ingresos, ya sea por inversión extranjera directa o por alguna otra transferencia, este fenómeno se traduce eventualmente en una caída en las reservas monetarias internacionales.
Este resultado es guiado principalmente por el desbalance que existe en nuestro comercio exterior, debido al aumento que se da en las importaciones junto con el poco dinamismo en las exportaciones.
Aparece, además en momentos en que se agranda el déficit fiscal, dando lugar al concepto de los déficits gemelos, una alerta roja en el tablero económico que se prende amenazando la estabilidad de la moneda y las tasas de interés.

Wilmer Murillo
[email protected]
Ver comentarios