Iris Zamora

Iris Zamora

Enviar
Lunes 13 Abril, 2015

De “piruchos” y leyes “chavistas”

1954. ¿Quién fue el presidente “chavista bolivariano” de 1954 que le dio “copy paste” a la Ley de Radio que se emitió en esos años?
¿Qué dice ese nefasto intento por socavar las bases de la nacionalidad costarricense en su artículo 17? ...¿Cómo es eso de que pretendió censurarnos previamente, cuando promulgó esta copia fiel “del código del demonio”, al señalar que es prohibido difundir noticias falsas en la radioemisoras en ese inciso b? ¿Cómo que no tenemos derecho a publicar lo que nos dé la gana? ¡Ofrecemos disculpas y ya, que es tanto! ¿Quién es ese engendro del mal, que se atrevió a escribir en una Ley de la República, que están absolutamente prohibidas las palabras vulgares en la radio? ¡Sí, lamentable aparece en el art. 17, inciso ch! ...¿Cómo es que existe esa disposición que violenta mi sagrado derecho a decir porquerías, en una frecuencia del Estado que puedo usar, traspasar, alquilar o y vender a mi antojo?
¿Ya vieron lo que dice en el artículo 11 inciso f.?... ¡Están locos! ¿Entonces no se puede exceder en el 50% las novelas que sean grabadas en el extranjero? ¿Como así? Eso violenta mi libertad de comercio.
¿Y ese artículo 12 lo leyeron? ¡Es un adefesio¡ ¿Pero quién cree que es? En lo que sí estoy absolutamente de acuerdo es el artículo 18, lean ustedes amigas y amigos libres pensadores.
En donde sí la voló este “nefasto” Gobierno fue en el artículo 23 que se refiere a sanciones, pero para que les voy a contar, si ya ustedes conocen la Ley al dedillo, ¡si es la misma que está vigente desde hace 60 años...! ¡Sí, la actual!
Dos perlas : A- El embajador en la India le pidió plata regalada a un empresario hindú, ¡2 mil dólares!, poquito más de un millón de colones para la recepción que le haría al vicecanciller tico de visita por esas tierras. (¿?). B- La Conferencia Episcopal costarricense exige retractación de un texto publicado por una funcionaria de Casa de Gobierno, en su Twitter personal, en el que llama “señores estirados y soberbios de sotanas, encajes y Piruchos”. No comparto el calificativo de soberbios a los obispos, conozco al menos dos, y para nada son soberbios. Es en serio, sin sarcasmo. Lo de sotana es cierto, lo de encajes también lo es, lo de pirucho, bueno de niña le decía “bonete” a un sombrerito extraño que usaba el padre Sergio, como vivía en Moncho y no teníamos obispo seguramente igual le hubiese llamado “pirucho” a la mitra.
Aquí, sí que no se si se violenta algún dogma (evidentemente me falta catequización, y eso que soy católica practicante) al llamar “pirucho” a la mitra.
Sobre el calificativo de estirados, me declaro ignorante absoluta, no sé si existe esa posibilidad material de estirarse o encogerse. Termino con la frase, del secretario adjunto de la Conferencia Episcopal Costarricense: “¿Dónde queda la tolerancia? Nos sentimos sorprendidos de esas declaraciones” (aclaro, no las de la Cecor, sino las de la señora y su twit).

Iris Zamora