Enviar
Lunes 24 Mayo, 2010


De hecho en Costa Rica a creado en Costa Rica


Se escucha decir con frecuencia que Costa Rica necesita una “estrategia país”, sin embargo, más allá de la incorporación a la economía global, los tratados de libre comercio, la atracción de inversión extranjera directa, el crecimiento de las exportaciones y el desarrollo de infraestructura, la pregunta obligada es: ¿cuáles son los componentes de esa estrategia país?

Sin duda alguna la creación y sostenibilidad de una “estrategia país” que se fundamente bajo un marco de “competitividad”, debe ser un pilar estructural de una estrategia de Estado, en conjunto con el sector privado.

La Inversión Extranjera Directa (IED) en Costa Rica ha dado un gran impulso no solo al desarrollo y el crecimiento económico sino que ha traído consigo conocimiento, tecnología y mejores prácticas, que han servido a la empresa nacional para integrarse, con excelencia, a la cadena de suplidores de esas compañías, incorporándolas así al proceso exportador. Sin embargo, estos beneficios han sido limitados por el bajo aprovechamiento del inversionista local, aunque, con la política y dirección adecuada, tienen el potencial para transformar la industria nacional.

La producción doméstica debe ser apoyada para que desarrolle sus capacidades y esto involucra una estructura de incentivos apropiados para que esas organizaciones se vuelvan más competitivas, incluyendo capital humano, infraestructura, brecha digital, energía, tramitología y seguridad, entre otros.

La IED puede convertirse en un catalizador del proceso de cambio hacia la economía del conocimiento, liderando los procesos de innovación, investigación y desarrollo y la transferencia de ciencia y tecnología, como los primeros pasos en dicho proceso.

Sin embargo, la atracción de IED, tan exitosa en el pasado reciente, requiere una política que defina con claridad cuál es su papel en la estrategia de desarrollo del país, como por ejemplo, integrar la IED con la producción doméstica y consolidar dicha labor con una mayor coherencia en las políticas sectoriales, así como la simplificación de procesos y trámites reflejada en la tramitología de las instituciones del Estado y su interacción interinstitucional.
Se requiere por lo tanto que esa política estimule el desarrollo de la innovación en la producción y exportación doméstica, que multiplique la dispersión de los beneficios de la IED hacia la industria nacional y que permita la creación de mayores encadenamientos, desarrollo de suplidores, transferencia de ciencia y tecnología, entre otros.

La recomendación de la Cámara Costarricense Norteamericana de Comercio es que esa estrategia se centre en tres áreas: primero, continuar promoviendo la atracción de IED de alto valor agregado, segundo, la atracción de IED que promueva el nacimiento y consolidación de polos de desarrollo en diversas regiones del país aprovechando los recursos y fortalezas de cada una de ellas y tercero, el desarrollo y fortalecimiento de la producción doméstica de exportación, explotando los tratados comerciales existentes; a través del desarrollo de capacidades, esto último apoyado por el financiamiento oportuno y apropiado de iniciativas como PROPYME y Banca de Desarrollo .


Igualmente, se recomienda la formación de un Consejo Nacional de Competitividad del más alto nivel y con participación del sector privado, liderado desde la Presidencia de la República para gobernar permanentemente estos temas, así como recomendar las decisiones sobre la IED y los exportadores domésticos, recomendaciones que en muchos casos afectan transversalmente a todos los sectores productivos.

Este Consejo adicionalmente, daría seguimiento a los obstáculos burocráticos que impone el sistema y que no permiten el desarrollo eficiente de los negocios en el país, de forma que pueda ayudar a coordinar los esfuerzos gubernamentales (a nivel de dirección y mandos medios) para generar un ambiente de negocios favorable que permita fomentar tanto la IED como a la inversión doméstica y retenerla, a base de una mayor y mejor competitividad país.