Humberto Pacheco

Humberto Pacheco

Enviar
Martes 23 Diciembre, 2008

TROTANDO MUNDOS

De Inseguridad y Subdesarrollo Extremo

Lic. Humberto Pacheco A., M.C.L.

Los niveles de inseguridad de Costa Rica dejaron de pertenecer al “viste lo que pasó” para convertirse en un “viste lo que ME pasó”, sí es que se vive para contarlo. Es inconcebible que la Costa Rica segura de mediados del Siglo XX sea ahora la sede del ‘apuesto a que hoy no me toca a mi’! Es urgente que el Presidente nombre a la señora Del Vecchio en algún puesto consular, y que en su lugar nombre a un Ministro de Seguridad Pública que se las traiga, capaz de reunir a la mejor gente —no alejarla— y de resolver este tema. Alguien fogueado en ese cargo, no importa de que partido político provenga.
Agréguese un cambio radical al sistema judicial para que quien se defienda exitosamente de los hampones en una situación muy obvia, quien no muera ó salga herido en un asalto, no pase la noche en la cárcel por defenderse. El reciente caso de un sobrino-nieto del ex-presidente don León Cortés Castro cuyo padre murió a manos de criminales, es un buen ejemplo, pero sólo uno de muchos. Se defiende de dos malhechores armados que le disparan, los manda al cementerio y pasa la noche en la cárcel junto con un ciudadano que lo ayuda a defenderse. Insólito. Uno de estos hampones tenía veintinueve cargos graves en su contra y andaba libre cortesía del Poder Judicial.
De inseguridad pasamos a subdesarrollo. La República del 13 de diciembre trae suficiente material para muchas columnas.
De la mano de nuestros “hermanos” centroamericanos, a quienes cada día tenemos menos qué enseñarles, aunque haya quienes se sigan creyendo superiores, nos mostramos en el último escaño del subdesarrollo en materia aduanal. Digno del Manual del Perfecto Idiota Latinoamericano, los europeos nos tienen que decir lo obvio: “Los tiempos que demoran los bienes en llegar a su destino, pasando de una país a otro en Centroamérica, deberán reducirse sustancialmente para lograr un buen cierre del tema aduanero, dentro del Acuerdo Marco con la Unión Europea”. Pero sí eso lo hemos sabido por años y seguimos sin resolverlo! ¿A nadie le da pena que se lo restrieguen en la cara?
Pasando la página, a riesgo de enojar al Presidente del Incofer por reiterar nuestras críticas- que él anteriormente escogió asumir a título personal por más de una década de ineficiencias- encontramos que el anciano trensito a Heredia, único logro en el transporte de pasajeros en los trece años que llevamos esperando, se descarrila y pone en evidencia que estamos usando vejestorios para producir un deja vù. Es peligrosísimo jugar con ese medio de transporte sin un proyecto de verdad. No en vano la preocupación de la señora Ministro de Transportes, que no lanza sus campanas al vuelo.
No olvidemos que los países subdesarrollados se caracterizan por las tragedias masivas en los medios públicos de transporte; no provoquemos que un viejo puente repita la más grave tragedia ferroviaria de nuestra historia. ¿Cuando vamos a concesionar un tren nacional, de punta a punta, de verdad?
El editorial del mismo día crítica que no se haya copiado a Finlandia (ó a un país amigo como Suiza, agregamos nosotros, que con gusto nos hubiera asesorado sí se lo hubiéramos pedido a tiempo), escalonando las multas de tránsito a las capacidades financieras de los conductores. Buena propuesta, pero extemporánea. Esto es convertirse en sirena chillona, porque eso lo debieron proponer cuando se empezó a discutir esta ley, no ahora. En este momento lo único que importa es frenar a los criminales de la carretera. Lo demás, en buena usanza tica, habrá que corregirlo de camino.
Lo anterior para concluir que no hay salida. Para superar el subdesarrollo hay educar a los jóvenes, porque la mayoría predominante de adultos y viejos no parece querer cambiar, pero no hay quien los eduque con criterio visionario de progreso. Misión Imposible.
[email protected]