Humberto Pacheco

Humberto Pacheco

Enviar
Martes 12 Agosto, 2008

TROTANDO MUNDOS
De Hambre, Recursos Naturales y Aforos Compensatorios

Humberto Pacheco

“Desde hacía cien años no se había conocido una miseria tan grande como la de aquel año….. Reapareció el flagelo de pasados siglos: el hambre. Las últimas provisiones estaban agotadas, del mismo modo que la resistencia de los cuerpos y de las almas…. se produce el mayor número de fallecimientos…. y esta desesperación conduce a unos al abatimiento y, a otros, al odio. Al tomar con demasiada frecuencia el camino del cementerio, cada cual se pregunta cuándo llegará su turno.
En la campiña se habían comido hasta los perros, a los que ya no podían alimentar, y cazaban los gatos, que se habían vuelto salvajes. El ganado se moría por falta de forraje, y la gente se peleaba por los despojos….
Esto sucedía tanto en las regiones consideradas ricas como en las regiones pobres.” (Maurice Druon, La Reyes Malditos II, en el Siglo XIII).
Esto perfectamente podría convertirse en valor presente en nuestra región sí no regresamos con vigor a la agricultura. Siguiendo nuestra idiosincrasia péndulo, nos hemos alejado del agro y concentrado sólo en la industria, pero en un país balanceado eso no debe ser. Hay que volver al agro y también explotar —cuidadosamente— nuestros recursos del subsuelo, incluyendo el gas que se dice existir en el Atlántico. El fanatismo ecológico, como cualquier fanatismo, es pernicioso y no puede ser el arbitro que decida nuestra suerte. Los tiempos no están para eso.
A propósito de recursos inexplorados, en el cajón de lo que se debió hacer hace tiempo se encuentra un proyecto que, recién electo José María Figueres de Presidente, promovimos con la ayuda de grandes jugadores internacionales. El plan involucraba la construcción de un nuevo oleoducto para Recope, de más diámetro, que transportara gasolina, diesel y otros petroquímicos en ambas direcciones y de océano a océano, nada de lo cual puede hacer el vejestorio actual.
El proyecto incluía la construcción de un muelle nuevo para hidrocarburos y un rompeolas. Para ello sólo era necesario dar el oleoducto en concesión a unos gigantes de la industria petrolera por 25 años (nada en la vida de un país), tras los cuales las instalaciones regresarían al Estado. Don Alfredo Volio, muy cercano al Presidente Figueres y luego Ministro de la Producción de la Administración Arias, se prendó del proyecto y nos brindó todo su apoyo. Pero a la usanza tica, el proyecto se frustró por la resistencia de quienes argüían que eso dañaría la ecología… y por ciertos otros intereses ocultos. El proyecto lo construyó Panamá, el riesgo ecológico subsiste igualmente y los beneficios se quedaron del otro lado.
Recientemente falleció, a los 86 años de edad, el senador norteamericano Jesse Helms, conservador radical y Némesis de los países de la cuenca del Caribe. Era conocido como el Senador No y se autodenominaba redneck, ese término peyorativo que describe a las personas más prejuiciados de los Estados Unidos. Luchó enconadamente contra la ayuda extranjera (contra la cual nosotros también lo hemos hecho pero por razones muy diferentes, ya que consideramos, dentro del contexto filosófico, que la limosna daña la iniciativa de los hombres, y que es más conveniente la apertura de los mercados desarrollados a los productos de los países en vías de desarrollo que darles dinero, pero esto es harina de otro costal).
A nuestro país intentó imponerle countervailing duties en innumerables ocasiones, por cualquier excusa banal, en defensa de la producción de su país. Ante sus radicales embates, durante nuestra Presidencia de la AMCHAM en 1995-96 nos tocó correr los pasillos del Congreso norteamericano defendiendo para Costa Rica los beneficios de la Iniciativa de la Cuenca del Caribe.
Gracias a los aliados con que en ambos cuerpos legislativos norteamericanos contaba nuestro país, Costa Rica siempre tuvo éxito.

[email protected]