Enviar
Cuatro golpes a Boca

Milán ganó fácil y se coronó campeón mundial de clubes

Eduardo Baldares
[email protected]

Borrándole la sonrisa a Boca, hinchándosela a punta de golpes futbolísticos, el AC Milán hizo lucir como “júniors” a los argentinos y levantó la versión 2007 de la Copa Mundial de Clubes. Contundentemente. Sin apelaciones.
Aunque el 1-0 de Filippo Inzaghi fue rápidamente contestado por Palacio, los italianos hicieron partículas al Boca Juniors en la cancha y en el marcador, por lo que los goles de Nesta, Kaká y otro del “Pippo” no hicieron más que corroborar los abismos técnicos y tácticos que distanciaron a los finalistas, y el autogol de Ambrosini simplemente maquilló la maltrecha cara mostrada por unos ches muy, pero muy inferiores. Sí, el 4-2 se quedó corto.
De esta manera los italianos se tomaron la revancha de la edición de 2003, cuando cayeron ante Boca, y de paso se llevaron a Milán 5 millones de euros y la promesa de vender miles de camisetas en el mercado japonés.
El club azul y oro hizo lo que pudo. El problema fue que el Milán jugó con ventaja, porque tener a Kaká lo es. El brasileño es un jugador que inclina la balanza donde juegue.
Es así que el recién nombrado Balón de Oro también se garantizó la distinción Fifa World Placer. Producto del mareo, los únicos que no lo vieron fueron los jugadores boquenses, pero que les pregunten a todos los demás la clase de cátedra que dio Kaká. Qué categoría. Qué distinción.
El Milán fue mucho más porque sacó al estadio de Yokohama todo el peso de su experiencia internacional, incluidos al siempre letal Inzaghi, que lo demostró por partida doble, y a un señor de casi cuatro décadas que se llama Paolo Maldini, capitán de capitanes.
Aunque la primera parte del partido fue un frenesí de ocasiones repartidas, el equilibrio se hizo polvo durante la segunda, un auténtico monólogo del Milán.



Síntesis

2 Boca Juniors
Caranta, Morel, Ibarra, Battaglia, Palermo, Palacio, González (Ledesma, al 66’), Cardozo (Gracián, al 67’), Maidana, Banega y Paletta.

4 Milán
Dida, Maldini, Kaladze, Gattuso (Emerson, al 64’), Inzaghi (Cafú, al 75’), Seedorf (Brocchi, al 86’), Nesta, Pirlo, Kaká, Ambrosini y Bonera.

Goles: 0-1, min. 20: Inzaghi. 1-1, min. 22: Palacio. 1-2, min. 49: Nesta. 1-3, min. 60: Kaká. 1-4, min. 70: Inzaghi. 2-4, min. 85: Ambrosini (p.p.).
Arbitro: Marco Rodríguez (México).
El mejor: Kaká.
Estadio: Internacional de Yokohama, Japón.
Espectadores: 68.283.
Incidencia: Final del Mundial de Clubes 2007.


Fuentes: Transmisión de Fox y EFE



Reacciones

Así se expresaron el cerebro y el ejecutor del éxito milanista, el técnico Carlo Ancelotti y el astro Kaká, así como el entrenador derrotado, Miguel Angel Russo.

Carlo Ancelotti
“Ahora queremos festejar al máximo este evento, nos alegramos mucho de esta victoria y es que todo el mundo sabe que hemos recorrido un camino muy difícil”, aseguró el técnico milanista, que recordó la importancia de obtener un título que se les resistió al Liverpool y al Barcelona en las dos ediciones anteriores del Mundial de Clubes.

Kaká
El brasileño apuntó que fue tras el segundo gol del Milán que empezó a “encontrar espacios” y que el equipo mantuvo “la concentración” a pesar de que Boca empató nada más encajar el primer gol, tal y como sucedió en la final de 2003 cuando ganaron los argentinos. Del cuadro bonaerense Kaká destacó a Palacios, “un gran jugador”.

Miguel Russo
“Son los detalles los que marcan la diferencia en este tipo de finales. No existen grandes diferencias entre equipos importantes. Cuando viene el gol del Milán en el segundo tiempo, Boca sale a buscar el empate, pero ellos son inteligentes y aprovechan los espacios. Es muy difícil parar a esos jugadores cuando tienen espacios”, dijo.
Ver comentarios