Enviar
Contracción en la demanda de piezas frena reinversiones en el país
Crisis en industria automotriz golpea manufactureras locales

• Compañías admiten desaceleración en la producción por lo que buscan diversificar sus operaciones

Karen Retana
[email protected]

El 70% de las llantas producidas por Bridgestone Firestone en la Ribera de Belén termina en algún vehículo producido en Estados Unidos, en las mismas fábricas que debieron pedir ayuda a su gobierno para evitar la quiebra.
Ante eso no es de extrañar que en el primer semestre los pedidos hayan disminuido en un 15% en la planta costarricense de cauchos.
En Estados Unidos las ventas de automóviles nuevos decayeron hasta en un 50%, afectando las operaciones de empresas locales que proveen de dispositivos a grandes compañías automovilísticas.
Con ello el sueño de establecer un cluster automotor en el país, tal como lo anunciaron el año pasado las autoridades de Comercio Exterior y de Promoción de Inversiones, podría quedarse en el limbo hasta que la actividad encuentre una alternativa para solventar la pérdida de dinamismo en sus ventas.
A consecuencia de la ralentización, diversas compañías manufactureras dedicadas a proveer desde pequeñas piezas metálicas, hasta los asientos y software para esta industria experimentan un enfriamiento de sus operaciones.
“Estamos tomando las medidas necesarias, siendo conservadores, por lo cual hemos previsto dilatar nuestras inversiones para 2009, siendo positivos. Dependiendo de cómo evolucione el mercado decidiremos si las mismas se aplican o se posponen a 2010”, comentó Alejandro Cortés, director comercial de Bridgestone.
La expectativa de la firma es que la demanda se nivele en el segundo semestre de este año, pero en otras compañías también existe preocupación.
“La demanda de partes metálicas a base de acero ha disminuido, uno de nuestros principales clientes, que es Hutchings Automotive, disminuyó los pronósticos de venta para este año lo cual ha ocasionado una acumulación en el inventario”, sostuvo Melissa Vásquez, encargada de Producción de Deshler Automotive.
Parte de las acciones que ha impulsado la operación local es traer nuevas áreas de negocio de Estados Unidos al país, debido a que la compañía forma parte de un grupo de empresas. Asimismo buscan oportunidades de negocios en otras industrias que requieran este tipo de productos.
La posibilidad de recortes de personal no ha sido evaluada por el momento, principalmente porque en las instalaciones ubicadas en la zona franca Zeta solo laboran 12 personas, agregó Vásquez.
Sobre el tema también se consultó a Adrián Guevara, representante de Hutchings Automotive Products; sin embargo, indicó que la compañía no se referirá al asunto.
Esta compañía se dedica a fabricar unas 70 tipos de piezas para vehículos, como partes para motor, componentes para aire acondicionado, y calefacción para firmas como General Motors, Ford y Chrysler.
A nivel local existe gran reticencia entre las empresas vinculadas a esta actividad sobre las expectativas para este año, pues en su mayoría se abstuvieron de brindar declaraciones.
Este es el sector que muestra mayor afectación debido a la recesión y cuyos resultados tendrían fuerte incidencia en los datos esperados para este año en IED.
“Prevemos que el sector de manufactura avanzada será sensible a la crisis, por lo que pensamos que la llegada de este tipo de empresas no será considerable”, comentó Gabriela Llobet, directora general de la Coalición de Iniciativas para el desarrollo (Cinde).
El enfriamiento en esta actividad se demuestra con el hecho de que en 2007 llegaron al país seis empresas —entre las cuales se encuentran las del sector automotor y de electrónica—, mientras que el año pasado solo fue la mitad.
Por el momento no se ha anunciado cierre de compañías o despido de personal, de acuerdo con información proporcionada por Cinde.


Ver comentarios