Enviar
En último año dominio de INS pasó del 98% al 94% del mercado
Crecen aseguradoras privadas

Empresas ofrecen más variedad en pólizas



Las aseguradoras privadas comienzan a ganar terreno en el mercado al aumentar su participación en la venta de pólizas.
En el último año lograron un incremento en sus activos, primas, los productos que ofrecen a los clientes y contratación de trabajadores.
La comercialización de seguros ascendió a $400 millones durante el primer semestre. Esto significa un incremento de un 15% comparado con 2010.
Pese al avance, el Instituto Nacional de Seguros (INS) tiene el 94% del sector, pero perdió cuatro puntos porcentuales del negocio a junio pasado.
ASSA Seguros, Mapfre, Pan American Life y ALICO fueron las compañías que consiguieron rasgar parte de la supremacía de la compañía estatal en el mercado.
Las cuatro lograron una comercialización de primas por más de $20 millones.
Las otras aseguradoras inscritas no generaban aún ventas de pólizas por su reciente inicio de operaciones. Se trata de Aseguradora del Istmo, Seguros Bolívar y BMI.
“El mercado está más competitivo y con mayores ventajas para los clientes”, dice Guillermo Constenla, presidente ejecutivo del INS.
Al analizar el desempeño por tipo de seguros en el caso de los generales es donde el peso de los privados empieza a notarse.
ASSA logró una participación de un 3,3% y Mapfre de un 2,1%. La primera tuvo un enfoque en productos de daños a bienes y la española en automóviles, de acuerdo con datos de la Superintendencia General de Seguros (Sugese).
El mercado se abrió a la competencia hace tres años y hay 11 empresas autorizadas para vender pólizas.
Las compañías privadas enfocan su trabajo en la venta de pólizas personales y generales.
Mapfre y ASSA ofrecen productos en ambos tipos de seguros. Por su parte, ALICO, Pan American Life, Seguros Bolívar y BMI se concentran en las pólizas de salud y vida, sobre todo para los clientes corporativos.
El resultado de este crecimiento del sector es que existen más opciones para los clientes, ya que se pueden contratar hasta 260 tipos de pólizas personales.
Los seguros colectivos y los autoexpedibles que se pueden comprar en locales comerciales y agentes autorizados son parte de la novedad y en los que las compañías esperan una mayor contratación, por su fácil suscripción, pocos requisitos, bajo precio y coberturas novedosas.
La oferta en productos generales creció un 60% a junio pasado. La mayor variedad es para daños a bienes y responsabilidad civil.
“A nivel de compañías privadas, al día de hoy tenemos el primer lugar en primas suscritas, lo cual refuerza el hecho de haber logrado posicionarnos en la mente del consumidor”, afirma Sergio Ruiz, gerente general de ASSA.
Referente al servicio, esto está cambiando, las empresas han logrado reducir el tiempo de respuesta a los reclamos de los asegurados.
Estas incluyen una mayor disponibilidad de datos de su cuenta en Internet, y hasta la opción de cancelar las pólizas en línea, lo que agiliza los procedimientos para el cliente y la empresa.
“El mercado de seguros en Costa Rica es muy promisorio, a pesar de haberse mantenido bajo un monopolio. Ha demostrado un crecimiento sostenido de las primas netas, resultando en buenas tasas de crecimiento y rentabilidad”, afirma Alfredo Ramírez, gerente general de Pan American Life.
Las aseguradoras privadas también lograron robustecer sus activos al primer semestre, comparado con 2010.
ASSA consiguió duplicar su activo y la variación de Mapfre ascendió a un 75%.
Estas fueron las compañías que salieron más fortalecidas en este periodo, congruente con su crecimiento en la participación del mercado.
“Los resultados de la compañía se encuentran dentro de los rangos mostrados por Sugese y de nuestra experiencia en los últimos tres años”, afirma Angelic Lizano, vicepresidenta comercial de Mapfre.
La desmonopolización de los seguros no solo beneficia al consumidor sino por la generación de nuevos puestos de trabajo.
En el último año se han contrato 1.000 personas en comercialización, abogados y relaciones públicas. Además las empresas establecen convenios con clínicas y hospitales privados.
Además la mayor participación de la banca ayuda a impulsar este negocio.
Desde el comienzo de la apertura nueve entidades se han sumado a la comercialización de seguros, con la apertura de su propia agencia o correduría.
Las ventajas para las aseguradoras es que pueden beneficiarse del nombre comercial del banco, posicionamiento y de su credibilidad.

Oscar Rodríguez
[email protected]

Ver comentarios