Enviar
Creando valor

Fusiones y adquisiciones
Jorge Volio
Presidente de Volio Capital
[email protected]

Una fusión o adquisición no tendría sentido para las partes si el proceso no logra crear valor. Ese potencial lo vamos a encontrar en cuatro elementos básicos: integración horizontal, integración vertical, diversificación geográfica, y otra categoría en la que incorporamos otros elementos con menor impacto.
En la integración horizontal dentro de un mismo sector, los participantes buscarán economías de escala al incorporar nuevas líneas de negocios, nuevos mercados, otras marcas, tecnología, conocimiento, etc., sobre la misma base de operación. Lo que buscan es explotar mejor su base de costos con mayores ingresos. Un claro ejemplo de esta estrategia son las fusiones y adquisiciones en el sector bancario, sobre todo para un mismo mercado.
En la integración vertical, ya sea hacia adelante o hacia atrás, los participantes tratan de incorporarse en nuevos sectores dentro de su misma industria, que les permitan mejores términos y mayor control de sus proveedores (hacia atrás); o un mayor control del canal de distribución (hacia adelante). Un ejemplo de esta práctica en la región ha sido la adquisición de varias cadenas ferreteras por parte de una empresa productora de cemento.
Bajo la estrategia de diversificación geográfica, los participantes se fusionan o adquieren empresas en mercados donde no tienen operaciones y se les hace muy difícil entrar con sus propios productos, servicios o marcas. Ejemplo de esta estrategia la vemos en nuestra región con la adquisición de compañías de alimentos y bebidas por parte de jugadores de México y de Colombia, quienes mantienen las marcas que adquieren porque representan su participación de mercado inicial.
Finalmente, existen otras estrategias entre las cuales me interesa hacer mención de una que hemos visto con bastante frecuencia en Costa Rica en los últimos dos años: la adquisición y reacondicionamiento de activos estratégicos dentro de la industria hotelera. El atractivo acá, sobre todo en nuestro país, es ahorrarse el tiempo de “permisología” y de construcción que requiere un hotel; para los compradores es mejor adquirirlo, remodelarlo, fijarle la bandera de una cadena internacional, y ponerlo de vuelta en el mercado.
Nuevamente aquí, se hace muy importante contar con la experiencia de un banquero de inversión con la experiencia práctica de cómo buscar esa creación de valor estratégica.
Ver comentarios