Costa Rica: ZONA AZUL
Enviar

¿Sabía usted que en Costa Rica hay un pueblo galardonado con la prestigiosa etiqueta de “zona azul” a nivel mundial?

El proceso inicia con las investigaciones del escritor estadounidense Dan Buettner. Él funda las “zonas azules”, empresa que pone las mejores prácticas de ciertos pueblos a nivel mundial para una vida más “larga y feliz”.

Para ello se asoció con “National Geographic” y su equipo de científicos, llevándolos alrededor del mundo: Japón, Italia, Grecia, Costa Rica, y otros.

Asegura Buettner que Costa Rica se destaca por su larga y feliz longevidad, en el libro “The blue zones” (2008), publicación que lo hizo uno de los autores más vendidos del “New York Times”.

Las lecciones aprendidas por Buettner bajo el método sociocultural de “observación participativa” lo llevaron a concluir que Nicoya, en Guanacaste, es una de las “zonas azules” del planeta, la más grande en territorio; en donde  muchos de sus habitantes, comparados con el resto de costarricenses y el mundo, alcanzan y exceden la edad de 100 años, con alta calidad de vida y felicidad.

Tal expedición lo llevó a que en 2009 aplicara lo aprendido de los hábitos practicados por los nicoyanos -y el resto de las “zonas azules” del mundo- en Albert Lea, Minnesota, cuyos resultados fueron un crecimiento en la longevidad de sus habitantes y una disminución del 40% en los gastos médicos de éstos. 

“¡Impresionante!”, es el calificativo que utilizó Walter Willet, profesor de epidemiología y nutrición de la Universidad de Harvard, quien escribiera al respecto en la revista “Newsweek”.

Las investigaciones científicas llegaron a la conclusión de que el lugar en el que se vive, y no la riqueza material o la educación, es el aspecto determinante de la felicidad.

Inspirados por este hallazgo, bajo el liderazgo del cirujano plástico, doctor Christian Rivera Paniagua, un grupo de costarricenses unieron sueños bajo una bandera moral y fundan “Costa Rica Azul” (http://costaricaazul.com/blog/salud-costa-rica/).

201511131248060.candilejas 2.jpg
El Dr. Rivera con el líder bribrí Danilo Layan, promoviendo el turismo cultural en Talamanca.

Se trata de un “proyecto país que busca revitalizar la economía nacional, crear y fortalecer microempresas, promover la educación y propiciar una cultura de emprendimiento”, dicta su filosofía.

Uno de sus principales ejes es romper con la “estacionalidad turística”, anquilosamiento que se produce promoviendo solamente los destinos turísticos de nuestro país en el que influye negativamente la “baja  estación” y en el que se descarta la cultura y opciones médicas que Costa Rica ofrece; por ello, “Costa Rica Azul” promueve vigorosamente el turismo salud y el cultural, por citar solo dos ejemplos, ya que este tipo de turista va y viene sin importar la época seca o lluviosa de nuestro país.

Es un modelo “incluyente que busca la homogeneidad”, dice su Presidente, el doctor Rivera.

Usted puede ser parte, “poniéndose la camiseta”, a través de ideas que fortalezcan a “Costa Rica Azul” y apoyando sus principios.

La asociación lleva sus propuestas a escuelas, comunidades, servicios públicos y otros más. Practica la “inversión social”, que lejos de una trillada “responsabilidad social”, ha hecho de “Costa Rica Azul” un ejemplo como “inversionista” en la transformación del espíritu, mentalidad y hábitos en cientos de
costarricenses. El ejemplo más reciente es su patrocinio a una escuela de futbol para niños y jóvenes en Alajuelita.

201511131248060.candilejas 3.jpg
Niños de la escuela de futbol de Alajuelita, patrocinados por “Costa Rica Azul” fueron homenajeados por el gobierno de la República en Casa Presidencial.

Es una obra sin fines de lucro que libra a la niñez y juventud de perderse en el oscuro mundo criminal, estimulándolos en el deporte y la educación para facilitar su movilidad social, generando un cambio palpable en quienes tienen la oportunidad de pertenecer y ser tocados por el “proyecto país” que plantea hoy esta organización; promoviendo un cambio de actitud positivo hacia una Costa Rica guiada por un paradigma que
quiebra con lo tradicional al establecer un modelo cultural que reinventa el futuro hoy.

Carmen Juncos y Ricardo Sossa
Editores jefes

[email protected]


Ver comentarios