Enviar
Camino de 160 km en frontera norte ya fue trazado
Costa Rica ya no depende del San Juan
Cámaras de monitoreo y torres de vigilancia también fueron instaladas cerca de la zona invadida

Costa Rica ya no depende del nicaragüense río San Juan para transitar por sus poblados alejados en la frontera norte. Una vía de 160 kilómetros (km) recorre la margen derecha de este cauce.
Desde Delta Costa Rica, en la desembocadura del río Colorado hasta Los Chiles se habilitó la trocha de caminos, la cual en algunos tramos va a 50 metros del San Juan y otros hasta 300 metros.
Asimismo, se crearon 330 km de accesos, para que desde al menos siete puntos diferentes se pueda comunicar a las comunidades de la zona con la que se llamará la carretera Dignidad.
Esta nueva vía tiene dos funciones: incrementar los controles de seguridad en la línea fronteriza para combatir el narcotráfico, la migración ilegal y posibles nuevas invasiones de la vecina Nicaragua, y llevar desarrollo a la región.
En cuanto al primer aspecto, ya se colocó una torre de vigilancia en las inmediaciones de isla Calero, para monitorear la zona, fuera del área de exclusión que demarcó la Corte Internacional de Justicia de La Haya en marzo pasado.
Además, se habilitó un espacio permanente para que los guardaparques determinen el daño ambiental en la zona y desarrollen los planes de mitigación correspondientes.
El sistema de monitoreo con cámaras también está en funcionamiento y a principios del próximo año se adquirirán un helicóptero, lanchas rápidas y triciclos con los cuales se patrullará la región.
De igual forma, el Ministerio de Seguridad colocará al menos cinco puestos de vigilancia en toda la frontera, que estarán rotando en puntos de la línea limítrofe y al mismo tiempo realizarán gestiones migratorias. Para tales labores se contempla comprar unos 70 vehículos todoterreno.
Sobre el segundo punto, con los aproximadamente 500 km de nuevos caminos se enlazará a 22 comunidades, de las cuales a 15 solo se podía ingresar navegando por el San Juan. Además, siete escuelas fueron comunicadas. En total, unas 2,5 mil familias se verán beneficiadas.
Solo para la construcción de esta vías, el Gobierno ha invertido aproximadamente $20 millones y se espera que en enero próximo esté concluida, pues de momento algunos tramos necesitan ser lastrados.
“El trazado del camino ya está concluido, solo falta que unos 50 km sean lastrados. Debido al clima se atrasó un poco el proyecto, pero en un tiempo récord —en cuatro meses—, esta carretera está casi concluida”, explicó Carlos Acosta, director ejecutivo, del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi).
En total, el Consejo ha utilizado 700 máquinas y empleado a más de 2 mil personas de la región.
Además del clima, este proyecto vial enfrenta otra barrera, un recurso de amparo que acogió la Sala IV, en el cual se cuestiona la viabilidad ambiental y la ausencia de accesos para personas con discapacidad.
En marzo pasado, amparada en el decreto de emergencia nacional que firmó tras la invasión de Nicaragua a isla Calero-Portillo, la presidenta Laura Chinchilla destinó más de $8 millones para dichas obras, provenientes de la Comisión Nacional de Emergencias.
Dicho mandato, le permitió al Gobierno llevar a cabo el proyecto sin contar con un diseño previo y sin estudios de impacto ambiental.
Desde que el conflicto con el vecino del Norte se suscitó en octubre de 2010, cuando el país denunció que Nicaragua vertía en su territorio los sedimentos del dragado que realiza en el río San Juan, las disputas no han cesado.
Pocos días después, Costa Rica también evidenció la invasión de militares nicas a isla Calero.
Acción que no mermó las diferencias, pues en varias ocasiones la diplomacia nacional ha protestado por nuevas incursiones a suelo costarricense y presuntas violaciones a la resolución de los jueces de La Haya.

Natasha Cambronero
[email protected]
Ver comentarios