Costa Rica puede conciliar en CIDH y aprobar ya matrimonio gay
Enviar

Si el gobierno de Luis Guillermo Solís lo desea, puede validar el matrimonio gay en Costa Rica en unas cuantas semanas, sin necesidad de esperar a que la Sala IV o la Asamblea Legislativa tomen la decisión.


Lo único que tendría que hacer es conciliar ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), una salida negociada a la demanda que presentó desde 2012 el abogado Yashín Castrillo.


De esta forma, lo acordado con el activista obtendría la firmeza de un fallo de la CIDH y con ello, sería de carácter obligatorio, a diferencia de la opinión consultiva que fracasó en días pasados.


En una eventual conciliación Costa Rica asumiría compromisos como eliminar o reformar el artículo del Código de Familia que prohíbe el matrimonio entre personas del mismo sexo.


Por ser un fallo de la CIDH sería supranacional a la Constitución Política, por lo que ni la Sala IV, ni el nuevo gobierno podrían frenar la decisión, a menos que el país se salga de la convención interamericana.


“Si este Estado fuera consecuente con su prédica de matrimonio igualitario, debería pedir una audiencia de conciliación ante la Corte, para que se adquieran compromisos internacionales que son vinculantes para esta administración y gobiernos venideros”, dijo Castrillo.


Con un proceso de conciliación en firme, el país ya podría ser sancionado económica y moralmente por violentar los derechos humanos, en caso de que el Congreso o la Sala IV se nieguen a cumplir.


En ese sentido, Castrillo considera que el gobierno no toma la decisión porque sabe que tendría un alto costo político en la recta final de campaña.


Y es que en estos momentos, ninguno de los principales aspirantes presidenciales está dispuesto a luchar por el matrimonio gay.


Se trata de Fabricio Alvarado de Restauración Nacional, Juan Diego Castro del PIN, Antonio Álvarez del PLN y Rodolfo Piza del PUSC.


Mientras tanto, Carlos Alvarado del PAC y Edgardo Araya del Frente Amplio sí desean validar la unión entre personas del mismo sexo.


“Reconozco que este gobierno y la vicepresidenta Ana Helena Chacón han sido aliados invaluables en la lucha de los derechos LGTBI, pero niego que ante la opinión consultiva, hayan apoyado el matrimonio igualitario, ni la unión de hecho, siempre apoyaron la sociedad de convivencia únicamente, mientras que está claro hoy, que la mayoría de candidatos no apoya el matrimonio”, concluyó Castrillo.


Sobre este tema se trató de obtener la opinión de la Cancillería y la vicepresidenta Ana Helena Chacón, pero al cierre de edición, no contestaron las respuestas enviadas por LA REPÚBLICA.


Para la comunidad diversa la conciliación sería uno de los mejores escenarios, ya que los candidatos presidenciales que lideran las encuestas, se oponen abiertamente al matrimonio gay, por lo que si no se toma una resolución pronto, el tema podría quedar congelado por tiempo indefinido una vez más.


A inicios de enero, la CIDH dio su opinión consultiva en torno al matrimonio gay y al reconocimiento legal por orientación sexual y no por género, lo cual abrió un debate nacional en torno a los derechos civiles fundamentales de la población diversa.


Desde entonces, el gobierno de Luis Guillermo Solís, que planteó la consulta a mediados de su mandato, se ha encargado de notificar la resolución con el objetivo de que se empiece a aplicar de manera inmediata.


Sin embargo, el viernes anterior la Dirección Nacional de Notariado informó que por acuerdo, los matrimonios gais no son legales, “hasta que no se produzca una reforma legislativa, o se emita una sentencia anulatoria en la vía constitucional”.

Si el gobierno de Luis Guillermo Solís lo desea, puede validar el matrimonio gay en Costa Rica en unas cuantas semanas, sin necesidad de esperar a que la Sala IV o la Asamblea Legislativa tomen la decisión.

 

Sin apoyo presidencial
Los principales candidatos a la Presidencia de la República no están de acuerdo con el matrimonio igualitario.

Fabricio Alvarado
Candidato
Restauración Nacional

En Costa Rica, las leyes se aprueban en la Asamblea Legislativa. No tiene por qué aprobarlas la Corte Interamericana.
Nosotros, no estamos de acuerdo con el matrimonio gay.

Antonio Álvarez
Candidato
Liberación

Nuestra posición siempre ha sido clara en estos temas, estamos en contra del aborto y de todo lo que tiene que ver con la ideología de género.


Lo que sí hemos dicho es que defendemos la unión de hecho o la unión civil para las personas del mismo sexo, pero no el matrimonio.

Juan Diego Castro
Candidato
PIN

Yo he dicho que estoy de acuerdo con otorgarles sus derechos patrimoniales a las parejas del mismo sexo, pero no con el matrimonio.
Eso lo he dicho y lo sostengo. No lo impulsaría y lo he dejado claro.

 


Ver comentarios