Control médico y hábitos saludables son aliados contra cáncer de colon
Enviar

Este sábado se conmemora el Día Internacional de la Prevención del Cáncer de Colon, un tipo de tumor que cada año se detecta a unos 924 personas en el país.

Pese a esa alta incidencia, si este tipo de cáncer se ubica a tiempo es curable en un 90% de los casos; tener un buen control médicos y buenos hábitos saludables ayudarán a su prevención.

Además, al minimizan factores de riesgo controlables como: fumado, ingesta de alcohol, obesidad y una inadecuada alimentación.

En la detección temprana, los factores hereditarios y los de riesgo, juegan un papel determinante. Por ejemplo, si usted es mayor de 50 años y tiene antecedentes de cáncer colorrectal, pólipos en el recto o en colon y además, padece de colitis ulcerativa o la enfermedad de Crohn, debe seguir un estricto control médico.

“Si uno de sus padres, hermanos, abuelos o tíos tienen cáncer colorrectal, o si padecen ciertas afecciones hereditarias como poliposis adenomatosa familiar, debe estar alerta y visitar al médico especialista de manera regular y realizarse los exámenes necesarios para descartar el desarrollo eventual de esta enfermedad”, advirtió Vanessa Campos, gerente médico de Roche Centroamérica y Caribe.

También, se aconseja redoblar controles médicos a quienes han padecido cáncer de mamá, ovario o endometrio, así como, que padecen diabetes tipo dos.

Las pruebas médicas que se aplican en nuestro país, para detectar a tiempo esta enfermedad son: la prueba de sangre oculta en heces o de Guayaco; el examen proctológico y rectosigmoidoscopía; colonoscopía; colonografía por tomografía computarizada (CT, por sus siglas en inglés).

Por otra parte, el cáncer colorrectal no presenta síntomas en su etapa inicial; sin embargo, en etapas avanzadas emite señales como: sangrado rectal, sensación de que el intestino grueso no se vacía por completo, estreñimiento progresivo, diarrea persistente o heces más delgadas, dolores abdominales y cólicos y pérdida de peso inexplicable, vómitos o náuseas.

Los tratamientos para este tipo de cáncer incluyen la cirugía –con la que se remueve parte del colon o recto afectado-, quimioterapia y radioterapia.

En casos en etapa avanzada, se pueden usar las terapias dirigidas, las cuales son medicamentos de tipo biotecnológico que atacan las células malignas específicas y permiten preservar las saludables.

Este tipo de cáncer ocupa el tercer lugar en la lista de tumores que más afectan a los costarricenses.

Anualmente, se registran cerca de 446 decesos y las provincias con mayor incidencia son San José, Alajuela y Heredia.


Ver comentarios