Logo La República

Miércoles, 21 de noviembre de 2018



ÚLTIMA HORA


Continúa discusión de energías en Latinoamérica

Daniela Cardenas [email protected] | Martes 10 diciembre, 2013 12:00 am



Continúa discusión de energías en Latinoamérica

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, discutió hoy con el exjefe de Estado estadounidense Bill Clinton la posibilidad de que América Latina cuente con un fondo específico para financiar el desarrollo de energías alternativas en la región.

El asunto fue abordado en una reunión paralela que ambos sostuvieron en Río de Janeiro tras participar en la ceremonia inaugural del primer encuentro regional para Latinoamérica de la Iniciativa Global Clinton (CGI, por sus siglas en inglés), la entidad que el exmandatario estadounidense fundó y preside.

En el encuentro también participó el ministro brasileño de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Fernando Pimentel, quien informó que la conversación giró básicamente sobre las fuentes de energía alternativas.

Pese a ser importantes extractores de petróleo, Estados Unidos y Brasil son los mayores productores mundiales de etanol y ambos invierten en el desarrollo de otros combustibles verdes y en fuentes renovables de energía.

Según Pimentel, Clinton y Rousseff analizaron la posibilidad de que la propia Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) cree un fondo para financiar las inversiones de la región en las energías alternativas.

"Clinton mencionó programas que él ha apoyado en el Caribe, básicamente de pequeñas centrales solares", dijo el ministro citado en un comunicado de la Presidencia.

Rousseff "manifestó su interés en conocer mejor esos proyectos y hasta en la posibilidad de discutir en la Celac sobre la creación de un fondo para financiar ese tipo de programas".

Pimentel admitió que las discusiones aún son muy preliminares y que es necesario esperar las repercusiones de la idea para seguir adelante.

El primer encuentro regional para América Latina de la CGI se extenderá hasta el martes y contará con la presencia de varios líderes políticos, empresariales y de la sociedad civil de la región convocados por Clinton.

El objetivo del encuentro es que los gobiernos, las empresas y las organizaciones no gubernamentales, apoyados por los filántropos y fundaciones igualmente convocados por Clinton, se asocien en proyectos específicos que puedan solucionar algunos de los problemas de América Latina.