Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



MAGAZINE


Continúa caso Alejandro Sanz

| Sábado 23 febrero, 2008



Continúa caso Alejandro Sanz

Miami
EFE

Un juez rehúso ayer desestimar la acusación de extorsión presentada contra Sylvia Alzate, ex empleada de Alejandro Sanz acusada, junto a su esposo, Carlos González, de pedirle dinero para no divulgar asuntos personales del artista.
El magistrado consideró que debe ser un jurado y no él quien se pronuncie sobre la acusación, por lo que Alzate tiene que someterse al juicio previsto para el próximo 17 de marzo.
Reyes dio a conocer su decisión tras escuchar los alegatos de ambas partes en una vista judicial a la que asistió solo Alzate porque González permanece detenido.
La próxima audiencia está prevista para el 29 de febrero.
Por otro lado, el ministro venezolano para la Cultura, Francisco Sesto, escribió una carta a Joan Manuel Serrat, en la que asegura que el Gobierno del presidente Hugo Chávez no vetó la actuación de Sanz en Venezuela.
La publicación de la misiva coincide con declaraciones de Chávez, quien también negó que se haya vetado la actuación del artista español.
“En ningún momento se censuró su presentación, ni se le impidió presentarse en otro lugar ni, mucho menos, se le negó la entrada a Venezuela. Ningún tipo de prohibiciones. Sólo dificultades para usar un espacio, el Poliedro”, explica el Ministro en su carta.
Respecto a la suspensión del concierto de Sanz el pasado 1º de noviembre, al serle vetada la sala donde pensaba actuar, Sesto dice que el “incidente” ocurrió en un momento en el que el Poliedro “acababa de cambiar de manos” y estaba en “revisión profunda”.
Sesto asegura que “se autorizó” posteriormente la presentación de Sanz en el Poliedro, para el 14 de febrero, pero afirma que entonces “al cantante ya no le pareció interesante o conveniente venir a Venezuela” y que comenzó a “improvisar excusas”.
Más tarde, añade, Sanz salió con una camiseta en inglés “insultando soezmente” al mandatario venezolano y un municipio caraqueño le declaró persona no grata.