Contaminación vehicular empaña generación verde
En otros países, donde hay un sistema público de transporte eficiente, la gente deja el carro en la casa, o bien, del todo no tiene vehículo”, dijo Miguel Carabaguíaz, expresidente ejecutivo del Incofer. Archivo/La República
Enviar

RESUMEN EJECUTIVO

La buena noticia es que Costa Rica se destaca como país verde, dada la creciente generación eléctrica a base de fuentes renovables.

La mala noticia es que está aumentando el consumo de gasolina y diésel por el crecimiento del parque vehicular.

Parte de la razón, tiene que ver con la mayor facilidad de financiar un vehículo, sea por las prácticas eficientes bancarias o las bajas tasas de interés.

Sin embargo, otro factor que influye consiste en los pocos avances en el transporte público, sea en la eficiencia de los buses o el desarrollo de un tren ligero en el Área Metropolitana.

 


 

La buena noticia es que Costa Rica se destaca como país verde, dada la creciente generación eléctrica a base de fuentes renovables, incluso el país produjo el 98% de la electricidad de esta forma en 2016.

La mala noticia es que está aumentando el consumo de gasolina y diésel por el incremento del parque vehicular, que fue del 12% entre 2014 y el año pasado, de acuerdo con los marchamos pagados al INS, lo cual afecta las condiciones de salud.

La importación de gasolina y diésel en el mismo lapso incrementó en un 9%, a más de 15 millones de barriles, según Recope.

“La noticia (sobre la energía verde) ha reforzado la destacada reputación ambiental del país centroamericano, pero la emoción ha enmascarado otra verdad menos verde sobre el uso de energía en Costa Rica: la demanda de petróleo en el país está creciendo”, comentó el mes pasado el prestigioso periódico británico The Guardian.

Parte de la razón para el aumento en el consumo de los combustibles fósiles, tiene que ver con la mayor facilidad de financiar un vehículo, sea por las prácticas eficientes bancarias o las bajas tasas de interés que han prevalecido en los últimos años.

Sin embargo, otro factor que influye en la preferencia por el vehículo privado consiste en los pocos avances en el transporte público.

“Un sistema de transporte público eficiente, que incluya un proyecto de tren moderno como el que propusimos al dejar el Gobierno, habría ayudado a reducir las presas”, dijo Miguel Carabaguíaz, expresidente ejecutivo del Incofer.

En cuanto a los buses, la sectorización que se viene prometiendo desde hace dos gobiernos al menos, no tiene en estos momentos un calendario de metas y pareciera que esta administración finalizará sin haber reagrupado a los buses en diversos sectores.

Mientras tanto, miles de buses entran diariamente a la capital, con mucha duplicación en varias rutas.

En cuanto al proyecto de interlíneas, el Consejo de Transporte de Público ha puesto a funcionar varias rutas, pero aún sus resultados son incipientes.

Varios de los empresarios del sector se han encargado de boicotear el plan, lo que podría afectar las ganancias.

Adicional a esto, hay incontables estaciones de autobuses interurbanos ubicadas dentro del Área Metropolitana, que contribuyen a la congestión vial.

Un tren eficiente sería parte de una solución al problema de la contaminación y congestión en el Área Metropolitana.

Sin embargo, el proyecto del tren ligero eléctrico ha estado estancado en los últimos años, incluso el nuevo presidente del Incofer está pidiendo nuevos estudios, pese a que sus dos predecesores ya habían desarrollado sus propias propuestas al respecto.

La primera, propuesta por Carabaguíaz en la administración de Laura Chinchilla, utilizaba sobre todo la vía actual, de modo que el costo total no excediera unos $600 millones.

Su sucesor, Guillermo Santana, la rechazó a favor de un concepto cuyo costo habría sido más del doble, con la construcción de túneles, así como vías elevadas.

El servicio actual ferroviario es a menudo lento, en parte porque cuenta con un solo carril; además, se paraliza cada vez que hay un choque con un vehículo o las viejas unidades tienen un desperfecto mecánico.

Más vehículos

Mientras la generación eléctrica se torna más verde, Costa Rica consume más gasolina y diésel en el transporte, dado el incremento en la cantidad de vehículos (cifras en millones, según el INS).

201702061818110.530-rec-mas-vehiculos.jpg


Más combustible

En los últimos dos años, la cantidad de gasolina y diésel utilizados en el transporte incrementó en casi la décima parte (cifras en millones, según Recope).

201702061818440.530-rec-mas-combustibles.jpg

 

TREN SERÍA SOLUCIÓN

El proyecto del tren urbano propuesto por el Gobierno cuenta con el beneficio de la rapidez, así como una ruta, que serviría a grandes partes de la población urbana, en tanto se podría regresar al proyecto diseñado por la administración anterior, que todavía se encuentra en Mideplan, y que quedó listo para licitarse.

PLAN SANTANA Tren Rápido de Pasajeros
• El llamado Tren Rápido de Pasajeros, que sería más moderno y eficiente que el proyecto planteado en 2013, iniciaría construcción antes de que acabe este Gobierno.

• Entre las principales ventajas del plan es la rapidez de los recorridos, y el hecho de que la vía no obstruiría el tránsito de vehículos, además pasaría por las zonas más pobladas del área metropolitana.

• El proyecto tendría un costo estimado en $1,5 mil millones, dada la necesidad de hacer varias partes elevadas, cambiar rieles actuales por otros de mayor ancho, y construir un túnel en la cuesta de Ochomogo.

PLAN CARABAGUIAZ Sistema de transporte ferroviario de la GAM
• El llamado Sistema de transporte ferroviario de la GAM, propuesto por el Gobierno anterior, es más sencillo y cuanta con los estudios; sin embargo, la actual administración lo descartó.

• El proyecto aprovecharía las vías actuales, a un costo que se recuperaría con poco impacto en las finanzas públicas.

• Se trata de unos 60 kilómetros en total, con 40 entre Cartago y Coyol, recorridos en unos 60 minutos, con paradas intermediarias en varios puntos importantes, como Curridabat, San Pedro, las estaciones del Atlántico y Pacífico, así como Tibás, Santo Domingo, Heredia y San Joaquín de Flores.

• La inversión de $550 millones incluye dos carriles, electrificación de la vía, ocho pasos a desnivel, y un equipo rodante, conformado por 20 trenes tipo ferrocarril liviano.

Ver comentarios