Construcción de nación vasca fortalece economía de Bilbao
Bilbao está aprovechando la fama del Museo Guggenheim, pieza central de la regeneración de la ciudad, para atraer talento y promocionar las compañías de la región. Bloomberg/La República
Enviar

Construcción de nación vasca fortalece economía de Bilbao

Ramón de la Sota volvió a España para abrir la firma de inversión ARGI Industrial Partners y trabajar para hacer de su tierra vasca un estado europeo independiente.
“Somos muy nacionalistas vascos. Pero la independencia es un proyecto a largo plazo. Hay otras cosas que tenemos que hacer antes”, declaró de la Sota, de 35 años, ex ejecutivo de General Electric Co. que estudió en la escuela de negocios Insead de París.


Con un nuevo rey, Felipe VI y los escoceses y catalanes aprestándose a realizar referéndums sobre la independencia más adelante en el año, la reforma constitucional se hizo un lugar en la agenda española. Sin embargo, para los dirigentes de Bilbao, la capital empresarial de la región vasca, fortalecer la economía es una tarea previa a sumarse a la carrera para modificar el mapa de Europa.
“Estamos prestando mucha atención a lo que ocurre en Escocia y Cataluña. Pero, por el momento, nuestra prioridad es la economía y crear empleo”, afirmó el alcalde de Bilbao, Ibon Areso, miembro del Partido Nacionalista Vasco.
El País Vasco, que ya tiene su propia fuerza policial y recauda sus propios impuestos, fue el foco de la campaña separatista del grupo terrorista ETA hasta 2011. Pese a la sombra de la violencia, se convirtió en la región más rica de España. Tanto el BBVA, el segundo banco de España, como Iberdrola SA, la mayor compañía energética, tienen su sede en Bilbao.
El País Vasco evitó los peores excesos de la burbuja inmobiliaria de España, aunque la región no logró escapar del todo a la crisis económica. Los exportadores se vieron afectados luego de la recesión mundial de 2009, y el desempleo en la provincia de Vizcaya, cuya capital es Bilbao, pasó de 11% en 2010 a 18% en 2012 y alcanzó el 19% en el primer trimestre.
Areso, que asumió como alcalde este año, y Andoni Aldekoa, consejero delegado del Ayuntamiento, tienen un plan para hacer frente a la nueva era de austeridad. Una ventaja clave en su estrategia es que la ciudad no tiene ninguna deuda de largo plazo. Aun cuando Bilbao utilizó fondos públicos para hacer que su zona céntrica dejara de ser un páramo postindustrial en los 90, sus funcionarios lograron saldar todas sus deudas en 2011.
Ahora, Aldekoa está aprovechando la fama del Museo Guggenheim de Frank Gehry, pieza central de la regeneración del centro de la ciudad, para atraer talento y promocionar las compañías de la región, mientras ayuda a las industrias tradicionales de la ciudad como la automotriz y la de ingeniería a encontrar un nuevo lugar en la economía mundial.
Aldekoa vuela por todo el mundo promocionando las empresas de la ciudad. El mes pasado estuvo en Singapur por invitación del gobierno de la ciudad-estado y también viajó a Londres, México y Cannes este año.

Bloomberg
 


Ver comentarios