Consolas, ante su hora más difícil
Enviar

Consolas, ante su hora más difícil

Sony y Microsoft lanzarán las nuevas Play y Xbox

Competirán contra smartphones, tabletas y redes sociales

Quienes siguen las noticias sobre tecnología ya están acostumbrados a que no existe novedad que dure mucho tiempo. A una nueva tecnología para celulares le sigue rápidamente otra superadora; a un nuevo dispositivo para ver televisión, por ejemplo, le sucede otro más innovador, y así prácticamente con todos los productos y servicios.
Sin embargo, hay un segmento en el que los saltos tecnológicos vienen bastante más lentos: es el de las consolas de videojuegos. Solo es cuestión de revisar ciertos datos: la Play 3 fue lanzada en 2006 y la Xbox 360 en 2005. Ha pasado un tiempo más que suficiente para que tanto Sony como Microsoft (que están a la vanguardia en este rubro) diseñen nuevos dispositivos.
Pero estos gigantes tecnológicos no estuvieron durmiendo. Y ya están en condiciones lanzar sus consolas de “octava generación”, como les gusta llamarlas: la Play 4, de Sony, y la nueva Xbox, de Microsoft; que aún no tiene un nombre confirmado pero sí fecha de presentación, el próximo 21 de mayo. Los dos productos estarán a la venta a fines de año, para las fiestas.
Si bien incorporan lo último en materia de hardware, el principal desafío que deberán enfrentar es el cambio de paradigma que se produjo en el consumo de juegos digitales como consecuencia del uso masivo de smartphones, tabletas y redes sociales. También deberán reconquistar el espacio central de entretenimiento en el hogar que las consolas están perdiendo en manos de los televisores inteligentes, que reciben todo tipo de contenido vía streaming.
Frente a este panorama, Sony y Microsoft apuestan a la integración, a incorporar y hacer propios los nuevos fenómenos sociales. Las nuevas consolas se conectarán fácilmente con tabletas y smartphones, al tiempo que permitirán compartir juegos en las redes sociales.
Sony ya adelantó los aspectos más importantes de la Play 4. Lo hizo en un evento para la prensa mundial, en el que no mostró el producto ni anticipó su precio. Entre las novedades más relevantes está el nuevo control DualShock 4, que incorporará una superficie táctil de alta definición. Y el botón Share, para enviar capturas de pantalla, o hacer streaming de lo que se está jugando, de modo que un “amigo” pueda verlo en una red social.
La nueva Xbox, por su parte, promete también importantísimas novedades. Aunque no hay información oficial, trascendió que el dispositivo vendría con el mando Kinect integrado y mejorado con respecto al actual. Su cámara podría reconocer hasta seis cuerpos diferentes y necesitaría menos espacio para funcionar. Podría detectar al jugador a medio metro de distancia y reconocería el movimiento de los ojos.
Además, la nueva Xbox podría llegar a incluir IllumiRoom, una tecnología inmersiva que presentó Microsoft en el CES 2013 y que expande el juego desde el televisor hasta el resto de la habitación.
Es verdad que las nuevas consolas, las de “octava generación”, se hacen esperar. Pero los desafíos tecnológicos y culturales son enormes, y parece que Sony y Microsoft están jugando a la altura de las circunstancias.

Por Ricardo Braginski
[email protected]



Ver comentarios