Enviar
Jueves 19 Febrero, 2009

Consideraciones forenses en torno a la violencia intrafamiliar


Como parte de una conferencia que dicté hace varios años, tuve que analizar 103 expedientes de personas que denunciaron haber sido víctimas de violencia en el ámbito intrafamiliar y que fueron examinadas en 2004 en el Departamento de Medicina Legal del Poder Judicial. Por la trascendencia de esta información, parte de ese análisis hoy quiero compartirlo con usted, amiga y amigo lector.

En 2004…
En cuanto al sexo de las víctimas, el 75% era mujeres y el 25% varones. El 88% de las mujeres, señaló como agresor a un varón de su familia (en la gran mayoría, el esposo o concubino), en contraste con el 65% de los varones que acusaron de agresión a una mujer de su núcleo familiar (en la mitad de los casos se denunció a la esposa o compañera). La edad de las víctimas evidenció que la mayoría de las mujeres agredidas tenía entre 25 y 30 y entre los 36 a 40 años de edad. Por su parte, en los varones, el pico de edad estuvo entre los 19 a 24 y entre los 41 a 50 años. Poco más del 80% de las víctimas femeninas mantenía una unión de hecho o de derecho. Este porcentaje en los varones fue del 70%. Con relación al tipo de lesiones físicas que presentaba la víctima, las equímosis (moretes) estaban presentes como único hallazgo en el 86% de las mujeres y 77% de los varones. Las fracturas en el 8% de las mujeres y el 4% de los varones. Las heridas por arma blanca en el 3,5% de las mujeres y el 8% de los varones. Las heridas por arma de fuego en el 1,3% de las mujeres y 0% de los varones. No se evidenciaron lesiones físicas en el 1,3% de las mujeres ni en el 11,5% de los varones.

En 2009…
La violencia en la familia continúa siendo un problema social que, aunque difícilmente pueda eliminarse, sí puede disminuirse con una adecuada política preventiva, sobre todo, dirigida a nuestros futuros posibles agresores y agresoras (los niños y niñas de este país).
Estas políticas deben estar orientadas a fortalecer la prevención, más que a aumentar la sanción como erradamente se ha pretendido. Esto porque con lo segundo, lo único que se logra, es crear una falsa conciencia de “seguridad social”, que a la larga nos golpeará en el rostro (de hecho ya está sucediendo). Si hace 20 años, hubiéramos instaurado políticas preventivas de criminalidad intrafamiliar, la realidad en nuestro país hoy sería otra.

En 2020…
Si continuamos descuidando la prevención e insistiendo en más y mayor sanción, que de lo único que sirve es como medida paliativa, y nuestras familias se continúan desintegrando por la violencia, (hoy, reflejada sobre todo, en la agresión hacia la mujer, mañana, en la agresión por parte de la mujer) en una o dos décadas, el número de hombres agresores no habrá disminuido y el número de mujeres agresoras, se habrá equiparado al de hombres.

Franz Vega Zúñiga
3-0292-0396
Médico forense – abogado