Confianza de consumidores se nubla ante incertidumbre electoral
“El nuevo Presidente debe buscar acuerdos nacionales para resolver el agudo déficit fiscal”, dijo Elías Soley, presidente de Amcham. Esteban Monge/La República.
Enviar

Una gran nebulosa cayó sobre la confianza de los consumidores con respecto al futuro de la economía, debido a la incertidumbre presidencial.

A diferencia de lo que pasó en febrero de 2006, 2010 y 2014, el optimismo que brinda un cambio de gobierno no se vio reflejado en esta ocasión, el Índice de Confianza del Consumidor se mantuvo estancado en 40,9 puntos (en una escala 100).

El problema es que las personas disminuyan el consumo, reduzcan el gasto y reorganicen sus reservas, lo cual hace que los ingresos de las empresas se contraigan y que posterguen sus inversiones hasta que se elija al nuevo presidente.

“La esperanza aumenta por las promesas de campaña, sin embargo, el resultado de las elecciones pasadas evidenció que la intención de voto se centró en el otorgamiento de derechos humanos y la reacción en contra que lideró Fabricio Alvarado, de Restauración Nacional, quien difundió un discurso de protección a la familia”, destacó Johnny Madrigal, investigador de la UCR.

Ahora, hay que ver si la situación cambiará con miras a la segunda ronda; sin embargo, hasta este momento se mantiene incertidumbre sobre los planes económicos de Carlos Alvarado, del Partido Acción Ciudadana (PAC) y de Fabricio Alvarado, quienes disputan la Presidencia y las personas que se encargarán de puestos claves.

Dicha incertidumbre viene acompañada de una baja calificación de los costarricenses sobre la política económica que ha realizado el Gobierno.

Un 61,2% considera que la labor ha sido pobre, el 27,2% que hace lo necesario y un 8,4% que ha sido buena.

“Esta baja calificación y la incertidumbre con el déficit fiscal en un próximo gobierno o si se pondrá más impuestos y cuáles serán las políticas sobre el tipo de cambio y las tasas de interés, provocan que muchos planes de expansión empresariales y de las personas se frenen”, aseguró Luis Loría, economista.

Lo ideal es que el nuevo mandatario defina en los primeros 90 días, la ruta que va a seguir con respecto a las políticas económicas y sociales.

“Eso es vital para que las empresas aumenten sus inversiones y para que la producción que estuvo desacelerada en 2017 se comience a dinamizar aún más”, concluyó Luis Herrera, economista del Grupo Financiero Acobo.

Acciones reducirán incertidumbre

Representantes de diferentes cámaras empresariales solicitan al próximo Presidente acciones concretas que podrían beneficiar a la economía.

Elías Soley
Presidente
AmCham

La nueva administración tiene la gran responsabilidad de buscar acuerdos nacionales para resolver el agudo déficit fiscal, la informalidad, el excesivo gasto público, el rezago en el desarrollo de infraestructura y los retos que tenemos en salud y educación.

José Manuel Quirce
Presidente
Crecex

Es necesario que se avance en una gran cantidad de proyectos que aún están rezagados, como reducir los costos de la energía y los del combustible, la apertura eléctrica y estímulo al uso de fuentes alternativas de energía. Así como controlar el déficit fiscal y propuestas concretas en contención y racionalización del gasto.

 


Ver comentarios