Enviar

Condenados por el sorteo

201405292223550.a3.jpg
Australia fue la primera selección en aterrizar en Brasil para la gran justa, donde estará en uno de los grupos más complicados del certamen.
Los “Socceroos” llegan sin nada que perder y mucho que ganar, aunque clasificar a la siguiente ronda es casi un sueño. Enfrente tendrán nada más y nada menos que a España, Holanda y Chile.
Aunque hace cuatro años en Sudáfrica vivían un panorama algo similar al quedar en el mismo grupo de Alemania, Ghana y Serbia, donde solo perdieron ante los germanos demostrando que también pueden ser algo engañosos.
El combinado oceánico, el peor en el ranking de la FIFA entre los 32 clasificados al Mundial (59), quedaron como segundos del Grupo B de la fase definitiva en Asia, donde ofreció algunas dudas, finalizando por detrás de Japón.
En esta clasificación, Australia estaba dirigida por el alemán Holger Osieck, quien fue despedido tras dos sonoras goleadas en amistoso ante Brasil y Francia, saldados por sendos dolorosos 6-0.
Entonces, la Federación Australiana apostó por un técnico nacional, dando el cargo a Ange Postecoglou, que dirigió al equipo en los amistosos ante Costa Rica, con victoria por 1-0, y ante Ecuador, con derrota por 4-3 después de ir ganando 0-3.
El veterano defensor Lucas Neill, capitán y máxima figura, quedó fuera de la cita por decisión de su entrenador, ya que en su equipo, el Doncaster Rover de la tercera división inglesa, casi no jugaba.
Así su referente será el delantero Tim Cahill. A sus 34 años, el jugador, con experiencia en la “Premier” y ahora en la MLS estadounidense con los Red Bulls de Nueva York, afrontará su tercera Copa del Mundo, las mismas veces que ha participado su selección.

Dinia Vargas
[email protected]
@dvargasLR

Ver comentarios