Enviar
Acumulado del año fue del 4,05%
Con inflación histórica cerró 2009
• La variable bajó 9,85 puntos porcentuales con respecto al año anterior

Wilmer Murillo
[email protected]

La tasa de inflación del año anterior alcanzó niveles históricos de un 4,05%, convirtiéndose en la variación más baja desde 1971 cuando se registró un índice anual del 1,95%.
Sin embargo, durante diciembre se reportó la variación más alta del año (1,02%) y la única superior al 1%.
Es algo así como un adelanto de lo que se proyecta para este año, y que se empezaría a poner en evidencia este mes.
En enero, cobrarán su cuota alzas rezagadas en las tarifas de taxi, alimentos, combustibles, electricidad y otras solicitudes de aumento que están pendientes.
Diciembre habría sido un mes inflacionariamente atípico. Sorprendió incluso a los analistas que esperaban una inflación del 0,7%.
Ello luego de que hubo deflación en mayo y noviembre, en tanto que marzo y abril casi dieron cero.
Lo primero que se confirmó es que no se pueden hacer proyecciones sobre una variable muy impredecible. A mitad de año con un 2,57% los expertos vaticinaban menos del 4%. Pero el mes anterior el precio de los alimentos se disparó asombrosamente.
Los incrementos más importantes en diciembre (por su magnitud y la importancia en el presupuesto de las familias) fueron los del tomate, gasolina y casado. Las bajas más significativas fueron frijoles, sandía y vehículos.
El IPC está formado por una canasta de consumo que incluye 292 bienes y servicios, de lo cuales un 58% subió de precio, y un 28% bajó el mes anterior.
La fuerte desaceleración que tuvieron los precios producto de la recesión económica local y la caída en los precios internacionales de las materias primas, principalmente, del petróleo son factores que explican el menor incremento de algunos precios durante 2009.
El menor crecimiento económico reduce las presiones de demanda interna, así como la menor devaluación, lo cual disminuye el costo de los bienes y servicios importados. Los menores incrementos en los precios de granos y petróleo en el mercado internacional, respecto a lo observado en 2008, también explican la históricamente baja inflación.
Por otra parte, la contracción de liquidez en moneda local que realizó el Banco Central mediante la venta de divisas contribuyó a sostener la inflación.
En 2009 se oficializó en Costa Rica la recesión que vino acompañada de temores empresariales que reflejaron un aumento del 3% en el desempleo y el desplome de los ingresos fiscales.
Los precios tendieron a acelerarse en la segunda mitad de 2009, pues la variación acumulada entre enero y junio fue del 1,21% mientras que entre julio y diciembre del 2,80%, es decir, más del doble.
La economía ha tendido a la recuperación, pero la recuperación y la inflación van de la mano y el peligro es que el crecimiento de la producción se convierta en un disparador de los precios en 2010.
Lo interesante es que el país no registraba una inflación tan baja en los últimos 38 años. Y lo que se espera es que no retome niveles del 14%, lo cual constituye un reto para las autoridades económicas.
Para este año, el Banco Central ha señalado que quiere mantener la inflación en un rango similar al de 2009, entre un 4% y un 6%.

Ver comentarios