Francisco Villalobos

Enviar
Martes 13 Julio, 2010


Con E


Ejemplo. El aeropuerto. A poco tiempo de la gestión interesada, estamos a punto de contar con un aeropuerto digno y moderno. Costa Rica debe seguir por el camino de la integración de formas ingeniosas y eficientes entre el control y la rendición de cuentas y el uso inteligente de los fondos privados para construir la infraestructura que luego, debe pagar quien la use y no necesariamente el presupuesto nacional, o sea todos.
Enojo. No ganarse el gordito de medio año y enterarse de las inversiones de la Iglesia católica. Más enojo la afrenta de los taxistas informales. Es hora de abrir la cosa: taxi con Riteve especial + conductor con licencia especial + pago al Estado de los costes de la licencia y el examen y un tributo fijo anual, y que cualquiera pueda tener y operar un taxi. Los usuarios entonces regularemos el mercado y no la burocracia.
Entusiasmo. El Mundial, a pesar de no estar en él. Levantarse de mañana con la familia en pijamas a ver al equipo de uno a pesar de su entrenador, jugar al fútbol. Para los que no somos futboleros pero nos dejamos contagiar, porque las cosas del corazón así se tratan, sin razón.
Emoción. La reforma a la Constitución para otorgar mayores recursos a la educación y cumplir 40.
Esperanza. Que los políticos entiendan que reformar la Constitución no significa nada si no se trabaja en mejorar la producción, en incentivar el emprendedurismo, en mejorar las condiciones para exportar, en hacer menos pesado al Estado y todos sus permisos y absurdos. Más recursos, decididamente para la primaria y secundaria y menos para las universidades, que la Escuela de Tres Ríos se parezca a sus vecinas privadas y no al revés.
Eficiencia. Darles a los policías horarios de tres turnos, cerrar las delegaciones donde viven varios días y pasarles recursos a las municipalidades para que vuelvan a nacer las Guardias Rurales. Menos Ministerio de Seguridad, más policías en los pueblos, contratados y entrenados, conocidos por la gente de cada municipio.

Francisco Villalobos