Enviar
Con Sumo
¿A Miami de compras?

Carmen Juncos
[email protected]


¿En qué momento cambió la costumbre de ir a Miami a comprar ropa? No lo sé, pero creo que no hace mucho. Tal vez aún algunas personas lo hagan, pero ya no constituye un atractivo de no ser como excusa para ir a darse una vueltita por ahí. Es decir, para los que gustan de ese sitio para unos días de vacaciones.
La verdad es que la globalización amplió muchísimo la oferta de prendas de vestir en el país, provenientes de Estados Unidos y Europa y se consiguen de diversas calidades y precios compitiendo muy bien con la tradicional Miami para las compras.
Era de rigor, al menos para las familias con recursos, unos dos viajes al año a esa ciudad para surtir el guardarropa. La cercanía y los precios la imponían como destino de compras para muchos costarricenses.
Hoy las cosas han cambiado, aunque algunos sigan con la rutina (a veces puede más la costumbre). Existen tiendas en San José que ofrecen prendas de vestir de muy buena calidad y al llegar desde otros países también la estética puede que haya variado un poco. Después de todo, dentro de lo que está de moda, es el gusto personal el que termina por definir la compra.
Las prendas para bebé y niños también tienen otro panorama con la existencia de tiendas especializadas que ofrecen cualquier cosa que uno pueda imaginar para vestir a los más pequeños, y eso incluye ropa de cama y todo tipo de implementos para hacer más fácil y agradable la tarea de atenderlos. Amplísimas boutiques con todo un arsenal de artículos para ellos.
Así las cosas, y aunque no tengo datos para afirmarlo, es muy posible que haya disminuido la clientela de ticos (y probablemente de centroamericanos) en las tiendas de Miami conservándose, eso sí, la otra tradición de llevar a los chicos a Disney. No faltan familias que incluso adquieran deudas para cumplir con ese que se vuelve el sueño de muchos niños o como premio a las buenas notas en la escuela (la recompensa a la graduación de secundaria suele ser la cirugía para implantes de silicona). Pero la ropa… ya puede comprarse sin tener que tomar el avión.
Ver comentarios