Shirley Saborío

Shirley Saborío

Enviar
Jueves 16 Noviembre, 2017

Competitividad: mucho más que una palabra

Reconociendo que Costa Rica está inmersa en la economía mundial, que cuenta con un extraordinario récord como exportador y como destino de inversión extranjera, es que un grupo de líderes empresariales decidieron hace seis años crear el Consejo de Promoción de la Competitividad (CPC) como un centro de pensamiento que busca contribuir activamente en lograr que Costa Rica se enrumbe a ser el primer país desarrollado en Latinoamérica y lograr de forma sostenida un mayor bienestar social y empresarial.

Los ideólogos, todos empresarios vinculados a cámaras empresariales, reconocieron el valor de contar con una instancia que promueva acciones de mejora, mediante las alianzas públicas privadas. Convencidos de que el talento costarricense ha demostrado la capacidad de moverse en la cadena de valor a operaciones de mayor valor agregado. Conocedores todos de que quienes compiten son las empresas, no los gobiernos. Y conscientes de la enorme necesidad de que las políticas de mejora de la competitividad deben ser políticas de Estado y no de gobierno, nace el CPC como un centro de pensamiento en acción.



El Consejo de Promoción de la Competitividad ha identificado áreas estratégicas de trabajo alineadas a los objetivos de la OECD, donde la misión es hacer. Mediante el trabajo coordinado entre actores públicos y privados trabajamos exitosamente, por ejemplo, en temas de educación donde la consigna es que la demanda de talento humano responda a la oferta con lo cual los jóvenes aseguren que tendrán empleos que les permitan mejorar sus niveles de bienestar familiar, y social. Y en este sentido, la labor se hace con los orientadores de los colegios públicos mediante un trabajo con el Ministerio de Educación Pública, reconociendo la enorme importancia de estos profesionales en las decisiones de futuro de los jóvenes. Es así como sumamos esfuerzos con actores relevantes tanto públicos como privados.

También trabajamos en la mejora de capacidades de instituciones claves para la promoción de más y mejores inversiones fuera de la Gran Área Metropolitana, y en esta labor la alianza con CINDE y Procomer como actores claves que se han protegido de los vaivenes políticos, lo cual demuestra lo exitosos que podemos ser como país cuando dejamos de creer que la historia del país se escribe cada cuatro años. Cada periodo de gobierno es parte de la historia, pero no es la única.

En igualdad de oportunidades, el CPC está convencido de que siendo las mujeres la mitad de la población, de la fuerza laboral y siendo que las mujeres cuentan con más años de escolaridad y mejores rendimientos; estamos convencidos que la mejora de la productividad pasa por rescatar esa fuerza laboral educada en el que el país ha invertido. En este sentido, el CPC ha compartido buenas experiencias de empresas que han logrado promover mejoras a lo interno que permitan una mayor conciliación entre trabajo y familia. Son experiencias maravillosas que demuestran la enorme responsabilidad de muchas empresas en el país, pero lo mejor es que demuestran que sus apuestas han sido ganadoras porque aumenta la fidelidad de sus colaboradores y mejora el clima organizacional. Estadísticas internacionales además dan cuenta de que las decisiones del consumo en los próximos años pasarán por mujeres, lo cual deber ser elemento adicional para que las empresas incorporen al talento femenino en sus compañías.

Además, estamos comprometidos con la generación de indicadores que nos permitan medir los avances o no en materia de competitividad. Porque la idea es que cada año midamos los avances no en lo que se dice sino en lo que se hace. Como centro de pensamiento en acción, la propuesta es trabajar para hacer posible el salto al desarrollo, no solo para un grupo de empresas sino para el país en su conjunto. Solo de esa forma será sostenible en el tiempo.

En este sentido, destacamos la promulgación del decreto ejecutivo que establece el Día Nacional de la Competitividad en el mes de noviembre, y que reconoce al CPC como un actor relevante en la generación de propuestas para promover encadenamientos productivos y sinergias entre las empresas nacionales y estas con multinacionales.

Para hablar de competitividad y hacer, ciertamente no es necesario que haya un día específico, pero es una buena oportunidad para que año con año se presenten los avances en temas relevantes para el quehacer de las empresas en el país, no porque sean un fin en sí mismos, sino porque de las condiciones nacionales depende el éxito de muchos jugadores en el entorno internacional; y ante una economía tan pequeña pero con talento humano de calidad, la apuesta debe seguir siendo, las grandes ligas internacionales; y para ello debemos trabajar en temas de mejora de la competitividad que es justamente la visión del CPC.