Enviar
Al menos cinco empresas, cuatro de ellas extranjeras, le declararán guerra al INS en pocos meses
Competidores ingresan al ring de seguros
• Alico y Mundial recibieron autorización preliminar para operar, mientras Assa y Pan-American esperan dicha confirmación
• Llegada de compañías motivará negocios financiero, clínico, publicitario y automotor. Pólizas de vida son el imán para aseguradoras


Erick Díaz y Natasha Cambronero
[email protected]
[email protected]


El cuadrilátero de seguros ya siente los pasos de las empresas que entrarán a luchar en pocos meses contra el “retador local”: el Instituto Nacional de Seguros (INS).
Tras la apertura del monopolio de seguros de casi 84 años, empresas nacionales e internacionales afinan detalles para iniciar la conquista de clientes en el mercado nacional, el cual sumó más de $550 millones de pólizas en 2008.
El luchador al que ya le sonó la campana para saltar al ring es la firma costarricense Seguros del Magisterio, la cual posee cuatro pólizas registradas: las de seguro colectivo saldo deudor, de accidentes familiar, de asistencia funeraria y vida grupos.
Por su parte, la panameña Aseguradora Mundial y la estadounidense American Life Insurance Company (Alico), subsidiaria de la internacional AIG, ya recibieron la autorización provisional por parte de la Superintendencia de Pensiones (Supen).
Mientras que el primer luchador tendrá plazo hasta el otro mes para concluir el procedimiento de inscripción ante la Superintendencia, el segundo actor podrá hacerlo en un periodo de cuatro meses. Posteriormente a esa etapa podrán inscribir productos que comercializarán.
Otra extranjera que mostró interés es Assa Compañía de Seguros, también de capital canalero. Su gerente confirmó a LA REPUBLICA haber solicitado la autorización provisional ante la Supen en julio, con la esperanza de iniciar operaciones en el primer trimestre de 2010.
Más recientemente se sumó la estadounidense Pan-American Life, la cual está igualmente a la espera de que la Supen apruebe la autorización preliminar para, posteriormente, culminar el proceso de inscripción.
“Visualizamos muchas oportunidades en el mercado costarricense, el potencial de crecimiento es sumamente evidente. Además, la estabilidad económica y política nos invita a incursionar en el país”, dijo José S. Suquet, presidente y CEO de Pan-American Life Insurance Group.
De esta manera, el mercado de seguros se encamina a llevar el concepto de “apertura de monopolio” a la práctica diaria de los consumidores. Esto ya que se proyecta que la competencia entre ofertas de pólizas se consolide en el primer trimestre del próximo año.
Más si se contempla que el portillo para que ingresen nuevos competidores está abierto. La Supen confirmó el interés de cuatro nuevas empresas extranjeras para entrar al cuadrilátero, entre las que destacan una colombiana y una puertorriqueña.
Una de las oportunidades que ofrece el país en materia de pólizas es el sector de seguros de vida.
Muestra de ello es que la profundidad del mercado (primas en porcentaje del Producto Interno Bruto) en 2008, fue de un 1,9%. De esa cifra, solamente un 0,2% perteneció al sector de vida.
Por su parte, la penetración per cápita fue de $121,4, monto del cual únicamente $10,9 correspondieron a inversiones de vida. Ello de acuerdo con cifras de la reaseguradora Swiss Re.
Por otro lado, la llegada de nuevas empresas reactivará otros sectores de la economía, tales como el de autos; servicios de grúa y talleres mecánicos; variados servicios profesionales como el clínico, legal y financiero; de asistencia para el hogar; centros de llamadas y el de publicidad, entre otros, de acuerdo con las autoridades reguladoras.
Asimismo, permitirá la creación de puestos de trabajo de personal técnico y especializado, contratación de materiales y suministros, demanda de instalaciones y de servicios varios, entre otros beneficios.
Se espera que ese impacto sea mayor una vez que se abra definitivamente el monopolio de seguros, con la ruptura de la exclusividad que posee el INS en pólizas obligatorias para automóviles y en las de riesgos del trabajo, en 2011.








Ver comentarios