Enviar
Más de 70 compañías luchan por espacios en el mercado de infocomunicación
Competencia hierve ante apertura
Televisión por cable y voz sobre IP son los negocios con mayor auge y con posibilidad de generar empleos

Si bien la apertura del mercado de telecomunicaciones no ha sido total, lo cierto es que 75 empresas compiten por ganar clientela en diferentes vertientes de este negocio.
Esta multiplicación se ha dado en el último año y medio, tras la aprobación de la Ley General de Telecomunicaciones, que marca los márgenes para la apertura del mercado en todos los segmentos.
La apertura ya se dio, y si bien el tema que reluce es el rezago en telefonía celular, lo cierto es que en otras áreas ya se da competencia de mercado abierto.
El negocio actual se puede dividir en cuatro tipos de modalidades.
La primera y más antigua es la de aquellas empresas que estaban operando previo a la creación de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel), como Amnet o Cable Tica.
Luego está el de empresas como la Compañía Nacional de Fuerza y Luz, Coopelesca y otras que se dedicaban al negocio del suministro de electricidad, y que con la apertura, aprovechan su infraestructura para ofrecer también televisión por cable e Internet.
Un tercer sector es el de las compañías que se especializaron en ofrecer la telefonía de voz sobre Internet, especialmente enfocada al sector corporativo.
El último componente es el de las firmas que tienen una red de fibra óptica, y comercializan servicios para transmisión de datos.
En total, estaríamos hablando de unas 75 empresas, cifra que es analizada como signo positivo de la apertura, dijo Mariliana Méndez, miembro del consejo de la Sutel.
Uno de los segmentos más dinámicos es el de telefonía IP, que poco a poco gana terreno en la mentalidad de los usuarios.
De vender llamadas en locales comerciales, han pasado a instalar teléfonos públicos, vender tarjetas prepago, y en el corto plazo aspiran a ofrecer a usuarios domésticos y corporativos telefonía tradicional combinada con IP.
“En nuestro caso, estaremos pronto como operador móvil virtual. Esto lo que quiere decir es que pagaremos un peaje al ICE, pero ofreceremos nuestros propios planes de telefonía, marcas y tarifas diferenciadas”, indicó Federico Guardia, gerente de InterTel.
Al negociar con el ICE una tarifa diferenciada, y ser una empresa pequeña, la ventaja competitiva será un mejor precio para las llamadas internacionales, y una tarifa local un tanto más cómoda.
Por otro lado, el negocio de televisión por cable también ha experimentado una explosión en la oferta; incluso no cuantificada porque en zonas rurales han surgido muchas que son tan pequeñas que no están debidamente registradas.
En esta primera etapa, las cableras se están esforzando por ampliar la cobertura de su red e incorporar servicios de valor agregado, como contenidos diferentes, a fin de ganar la preferencia del consumidor, dijo Giles Maury, gerente de Mercadeo de Cable Tica.
En estos momentos, el mercado está dividido en dos cableras grandes, unas cuantas que tienen planes de llegar a competir contra ellas, y otras pequeñas que cobran poco dinero, pero la limitante para invertir augura que las pequeñas en algún momento podrían ser absorbidas por las empresas dominantes, agregó Maury.
Mientras que el segmento de venta de servicios de redes corporativas, o servicios especializados como geolocalización de la flotilla de transporte para empresas a través de frecuencias de telecomunicaciones es el otro frente abierto, que completa los campos de batalla.

Daniel Chacón
[email protected]
Ver comentarios