Compartamos historias de emprendedoras exitosas para motivar a otras emprendedoras
Enviar

En el mes de diciembre, asistí a la graduación de colegio de un primo, en el Liceo Regional de Flores, y dentro las actividades que se realizaron ese día, se premiaron a los tres mejores promedios de cada quinto año. Resultó que de los 15 mejores estudiantes, fueron nueve mujeres y seis hombres.



Las calificaciones académicas no se pueden tomar como un indicador del nivel de éxito que una persona tendrá en su futura vida profesional, pero si son una muestra del nivel de compromiso que se tiene ante diferentes retos desde temprana edad, y en este caso, las mujeres mostraron que mínimo, no poseen menos compromiso que sus compañeros.

Unos días antes, tuve la oportunidad de asistir a un evento sobre emprendimientos que realizó una universidad. La actividad me resultó muy interesante y enriquecedora. Hubo varios bloques con panelistas muy calificados, tratando diferentes temáticas relacionadas con todo lo que tiene que ver con emprender, en especial, en nuestro país.


Uno de los paneles estuvo compuesto por casos de personas emprendedoras que han tenido éxito con sus proyectos. Me pareció muy motivador el ver jóvenes exitosos compartiendo sus experiencias y sus consejos; con el detalle de que los cuatro casos de éxito correspondían a hombres, ni un solo ejemplo de emprendimiento liderado por una mujer fue presentado ante un auditorio, que según pude ver, se componía aproximadamente en partes iguales por mujeres y hombres.

Estoy seguro de que la ausencia de mujeres en el panel de casos de éxito, no fue algo intencional, pero si hubiese muy bueno el poder contar con una o más historias de mujeres que han emprendido con excelentes resultados.

¿Por qué? Por muchos motivos, pero el que me interesa recalcar en esta ocasión, es el hecho de la importancia de poder contar con ejemplos a imitar. Si bien, los jóvenes del panel de casos de éxito, son todo un ejemplo a seguir por cualquier persona, el que solo veamos “hombres” como exitosos puede enviar un mensaje incorrecto al subconsciente de todos los que asistimos a esa actividad.

Se podría pensar…“Si todos los que presentan como casos de emprendedores de éxito son hombres, entonces para tener éxito al emprender, se tiene que ser hombre”.

Dar a conocer más experiencias de mujeres que han triunfado al momento de emprender (que los hay y muchos), puede motivar a que más mujeres den el paso al frente y pasen de soñar a actuar para hacer realidad esas ideas que les han venido dando vueltas por sus cabezas por mucho tiempo.

Como muestra de la importancia y el peso que dar a conocer ejemplos puede tener, veamos lo que sucedió en nuestro país, después de que organizamos el Mundial Femenino Sub-17, en marzo del 2014.

Antes de este torneo realizado en suelo costarricense, la cantidad de mujeres inscritas en torneos oficiales de las diferentes categorías, no llegaban a las 2.000. Solo un año y nueve meses después (diciembre del 2015), ya había más de 5.000 jugadoras inscritas. Este mundial generó mucho entusiasmo, en especial entre niñas y jovencitas de escuelas y colegios.

Claro que ya muchas de ellas saben que tanto hombres como mujeres pueden jugar al fútbol, pero tuvieron frente a sus ojos el hecho de que en su país, se organizó un evento mundial, donde jugadoras de todo el mundo, les mostraron por varias semanas, que el fútbol también es para mujeres, y ese ejemplo motivó a miles de mujeres costarricenses a dar el paso al frente.

Por esto, considero tan importante, que en cada evento que se organice buscando a promover el desarrollo de emprendedores y se compartan casos de éxito, se incluyan historias motivadoras de ambos géneros (no solo de hombres) que impulsen a otros emprendedores a trabajar por hacer realidad sus sueños; porque ya hemos visto que compromiso y entrega, las mujeres, no tienen menos que los hombres.


Ver comentarios