Comida de imitación: próxima revolución alimentaria
Los empresarios de carne de imitación quieren que se venda en el mostrador de carnes tradicionales para competir con los animales de granja y engañar los sentidos del consumidor carnívoro. INTERNET/LA REPUBLICA
Enviar

ALIMENTACIÓN

Comida de imitación: próxima revolución alimentaria

Vender carne de soya y guisantes con sabor a pollo no solo a vegetarianos, es la propuesta de empresarios visionarios

Al amparo del negocio de la comida sana, florece una industria de productos de imitación cuyo acabado ya convence a críticos gastronómicos y que está llamada a liderar una revolución alimentaria que permita el sostenimiento demográfico sin sobrepeso.

201305142201280.m22.jpg
La cultura del "sin" y del "light" se ha quedado obsoleta frente al surgimiento de sucedáneos que se despojan de cualquier relación con su original, del que solo aprovechan su nombre para posicionarse en un mercado que aún se les resiste.

"En 50 años, mi esperanza es que la ternera y el pollo dejarán de tener relación con el animal y estarán compuestos de plantas", aseguró el fundador de Beyond Meat, Ethan Brown.
Si se cumple su visión, Brown será multimillonario; no en vano el objetivo de su compañía es replicar carne y vender filetes vegetales para todos los públicos, no solo a la clientela vegetariana.
En 2012, Beyond Meat empezó a comercializar sus tiras de pollo hechas de soja y guisantes a través de una cadena de alimentación en Estados  Unidos y el producto fue calificado de textura "sorprendente" y parecido "decente" con el pollo de verdad, en una columna publicada en el diario The New York Times.
"Cuando lo combinas con tomate, lechuga y mayonesa y lo envuelves en un burrito no lo diferencias del pollo. Yo no me di cuenta y me dedico a esto", comentó el crítico gastronómico Mark Bittman.
Un envase de esta imitación de pollo cuesta algo más de $5, da de comer a varias personas y contiene respuestas a desafíos globales.
"Tenemos que hallar nuevas formas de introducir proteínas en la dieta y estas carnes vegetales lo hacen sin incluir las grasas saturadas y las calorías de las carne roja", explicó David Heber, fundador del Centro de Nutrición Humana de la Universidad de California en Los Ángeles.
El doctor Heber insistió en la necesidad de cambiar los hábitos alimenticios en los países desarrollados que se rige por criterios de precio, sabor y fácil consumo que deviene de la revolución industrial y se nutre de productos con alto contenido en azúcar, grasa y sal.
"En el mundo de hoy tenemos dos tipos de población, una que está engordando y otra que se está muriendo de hambre", manifestó el médico.
Según su estimación, para 2030 el número de obesos se duplicará, lo que conlleva un incremento de la demanda de "comidas que gustan" como la carne roja, lo que plantea un problema de sostenibilidad.
"Se necesitan 7,7 toneladas de grano para conseguir una vaca de 450 kilos, esto es una carga para la cadena alimentaria", declaró Heber.


Los Ángeles / EFE


Ver comentarios