Enviar
Miércoles 2 Septiembre, 2009

Comercio y cultura, una relación que considerar

Diferentes son las teorías que explican cómo y por qué el sudeste asiático se establece como una región próspera y que hoy día, representa para los países latinoamericanos una región importante en diferentes áreas, una de las cuales es el comercio. Una de estas teorías hace alusión a la sociedad en castas, muy representativa de la sociedad de la India, dividida en cuatro grupos a saber, los ksyatria (los guerreros), los Vysas (grupo comerciante), los Brahmin (los maestros) y los Sudra (grupo trabajadores). Los primeros tres grupos se establecieron en la Península de Malaca, posteriormente en otros países de la región y su principal objetivo, el establecimiento de relaciones culturales a partir del intercambio comercial, de esta manera, el sudeste asiático empieza a experimentar importantes cambios en distintos sectores (social, económico, político y cultural) en las primeras fases de desarrollo.
La región ha tenido una gran influencia árabe, china y de India. Por ejemplo, la cultura dongson, que data del 500 a.C y 300 d.C, es un ejemplo claro de la influencia cultural de China en la región, principalmente en Vietnam y se destacaron durante la edad de bronce con un legado importante de artefactos que hoy día se pueden encontrar en muchos de los países del sudeste asiático. En el caso de India, tanto el hinduismo como el budismo forman parte de la vida de los habitantes de la región, principalmente Malasia, Indonesia, Java. Así también, estructuras políticas en Singapur, Malasia, Tailandia y Vietnam, similares a los regímenes políticos establecidos en la India.
Este importante valor cultural que alberga la región nace a partir de la importancia que tenía (y tiene aún) el estrecho de Malaca, que conectaba la ruta comercial entre la India y el Sur de China y que entre el 2500 y el 1500 a.C, había sido también un canal de inmigración para los primeros habitantes en establecerse en la región, exactamente en lo que hoy es Malasia, así mismo, la zona del estrecho servía como espacio de descanso para seguir hacia el sur de China o bien, hacia la India, según la ruta, lo que generaba un importante comercio entre los que iban y venían de un sitio a otro. Es importante destacar que Malaca era el puerto más importante en términos comerciales durante las primeras fases de desarrollo de la región y que se convirtió en ese momento en la zona más codiciada en términos de intercambio, tanto económico como social de potencias extranjeras como la portuguesa o la inglesa. De igual forma, los árabes ya tenían sus propias relaciones comerciales con la región, entre el siglo 12 y 14, así como los chinos y los hindúes, siempre grupos importantes.
De manera general, podrían destacarse dos elementos, a) el aspecto cultural en la región, con una integración de (China – India – mundo árabe) costumbres muy distintas entre países y regiones; y b) el intercambio comercial, base clave del desarrollo de la región, caracterizado por una relación de confianza a nivel cultural, seguida por una relación comercial fortalecida por la confianza conforme pasan los años.
En este caso, es importante entender que cultura y comercio tienen igual nivel de importancia en la región del sudeste asiático —sobre todo si se estudia la historia de las primeras fases de desarrollo de la región y el establecimiento de los primeros grupos de personas—. Por tanto, debemos considerar en Costa Rica y el resto de la región centroamericana, que en primera instancia deben fortalecerse los lazos de confianza en términos culturales para entender seguidamente, elementos claves que conlleven al éxito de las relaciones comerciales de la misma forma en que lo hicieron China, India y otros países del mundo árabe.

Vinicio Sandí Meza
Especialista Comercio Internacional
Ph.D Student.
UKM, Kuala Lumpur, Malaysia
[email protected]