Enviar

Ocho horas de trabajo y 30 minutos de ejercicio

Incorporar a la jornada laboral algún tipo de deporte es una iniciativa que varios gobiernos están impulsando
Motivar a los empleados a practicar ejercicios forma parte de la estrategia de algunas empresas que conocen a fondo los beneficios de esta práctica en sus empleados; sin embargo, cuando se les pregunta a las personas por qué no hacen deporte la mayoría da una simple razón: la falta de tiempo.
Por ello en algunos países, como Uruguay y Chile, los gobiernos están impulsando que la práctica de ejercicio se incorpore a la jornada laboral.
En el caso de Uruguay, recientemente se dio a conocer la iniciativa de Jorge Venegas, ministro de Salud Pública, de imponer a los funcionarios de su cartera sesiones de gimnasia para combatir el sedentarismo, informaron fuentes oficiales.
El objetivo de esta práctica, bautizada como “pausa activa laboral”, es que los funcionarios se ejerciten todos los días durante 15 o 30 minutos, algo que ya realizan con aparente éxito 150 trabajadores de la Intendencia de Trinidad, a 190 kilómetros al norte de Montevideo, que son pioneros en la materia, informó EFE.
Durante el anuncio de la propuesta el Ministro de ese país también puso énfasis en cifras como que cuatro de cada diez niños uruguayos tienen sobrepeso y uno de cada diez sufre de obesidad.
En junio pasado el Ministerio de Salud Pública y el de Turismo y Deporte de ese país lanzaron conjuntamente el programa “ProMover”, que busca fomentar la actividad física en las casas y en los trabajos, y tiene como meta bajar el índice de sedentarismo en la sociedad, de entre el 60% y 80%, informó también la agencia.
Una propuesta similar se presentó hace algunos meses en Chile, por medio de un proyecto de ley que busca garantizar el derecho de los trabajadores a realizar deporte en la jornada laboral, según dieron a conocer en su momento varios medios de ese país entre ellos el Diario La Tercera.
Esta iniciativa, planteada por un diputado, propone que los funcionarios tengan la posibilidad de realizar dos horas de ejercicios durante la semana en la jornada de trabajo, las cuales serían negociadas con los jefes.
El proyecto plantea además reglas para que los colaboradores no utilicen ese tiempo en otras actividades.
“La iniciativa no es un costo sino una inversión, incrementa la productividad, mejora los niveles de salud, disminuye el sedentarismo, reduce el estrés y fortalece el clima laboral”, dijo al diario el diputado, quien se basó en un estudio realizado por la Universidad de Cambridge para presentar la propuesta.
Por su parte el Departamento de Salud de Reino Unido creó una guía para disminuir el sedentarismo en los trabajadores, aunque no se trata de un cambio drástico, propone varias recomendaciones, entre las cuales se menciona que en lugar de sentarse a hablar por teléfono las personas se levanten y caminen por la oficina y que suban las escaleras en vez de tomar el elevador, según dailymail.co.uk.

Melissa González
[email protected]

Ver comentarios