Claudio Alpízar: “Partidos son clubes electorales para repartir puestos”
“Tenemos muchos pseudopolíticos que saben lo que quieren para ellos pero no tienen ni idea de lo que requiere la sociedad, indica Claudio Alpízar, analista político. Esteban Monge/La República
Enviar

Entrevista especial

Analista aboga por una política de mayor altura e ideas

Claudio Alpízar: “Partidos son clubes electorales para repartir puestos”

Si se menosprecia a la política se socava el sistema democrático, advierte

Los partidos políticos son clubes electorales, que en la mayoría de los casos sirven para repartir puestos.
La política con “P” mayúscula que incluye un diálogo “con ideas, claras, directas, críticas, propositivas y elegantes”, no es la norma actual entre los partidos, explica Claudio Alpízar, analista político.

201503232202090.n33.jpg
Sin embargo, esto no quiere decir que en los partidos no existan personas valiosas. Lo único malo es que los pseudopolíticos son mayoría.
Por esta razón y con el objetivo de evitar que la democracia se socave, es necesario impulsar diálogos políticos de altura, señala Alpízar.

-Usted dirige el programa Noche sin Tregua por XPERTV TV, Café y Palabras por 89.1 FM, publica la columna Sin Tregua en LA REPÚBLICA y organiza las Tertulias de la Cava, ¿qué se propone al desarrollar todos estos conversatorios políticos?

Soy apasionado de la política, ella es la madre de la democracia. Los espacios para hablar y discutir nos acercan a la buena política, a la política con “P” mayúscula y con ello, fortalecemos la democracia, que es más que votar.


-Política con “P” mayúscula, ¿a qué se refiere con esa frase?
La Política con “P” mayúscula es una disciplina noble, que permite acercarnos en el marco de las diferencias y la diversidad lógica de una sociedad, para buscar un proyecto de vida común. Es el diálogo con ideas, claras, directas, críticas, propositivas y elegantes.

-¿Está la mayoría de los políticos costarricenses imbuidos de la idea de la política con “P” mayúscula, o por el contrario, hacen su labor con intereses personales marcados?
Los que son políticos, en el sentido profundo del término, sí conocen de esta política de altura, hay bastantes de ellos, pero no suficientes en todos los partidos.
Por otra parte, tenemos muchos pseudopolíticos que saben lo que quieren para ellos, pero no tienen ni idea de lo que requiere la sociedad. Un verdadero político se prepara y tiene vocación de servicio.


-¿Cree usted que la gente en general está desencantada de la política?
No tanto como se repite. Lo digo porque mucha gente ve “Noche sin Tregua” que ya está en su cuarta temporada, cuando comparto mi columna “Sin Tregua” en las redes la gente la comenta con pasión, a favor o en contra ¿Y sabes por qué?, “porque la política sí importa”, como decimos en “Café y Palabras”.
Por otra parte, “Tertulias de la Cava” siempre tienen una gran asistencia, es un diálogo directo entre políticos y ciudadanos. El costarricense gusta de la política y la democracia, el problema son los pseudopolíticos, que hay muchos.


-¿Cómo se ha perdido la confianza en los políticos?
Con los malos resultados de los últimos años.
El costarricense es exigente, sabe que la democracia le ha dado grandes resultados y aspira a grandes cosas y transformaciones.

-¿Considera que los partidos en la actualidad son clubes electorales para repartir puestos, o bien, son grupos de pensamiento para el país?
Son clubes electorales. La Política con “P” mayúscula exige el pensar y el planteamiento de ideas, exige ver al opositor como adversario y no como un enemigo, lo que obliga al acercamiento y —oígase bien— al PACTO político, eso es la política.

-¿Cuán importante es lograr que el electorado vuelva a creer en la política y en los partidos?
Determinante, si se menosprecia a la política se socava el sistema democrático. La política es la mayor de todas las disciplinas sociales y determinante para comprender y dosificar la lucha por el poder, así como para el logro de grandes transformaciones.


-¿De qué forma se puede contribuir a recuperar esa confianza?
Primero republicanizando de nuevo a nuestra sociedad, para que valore la institucionalidad.
La republicanización es el mejor antídoto contra el populismo que hoy pulula tanto y golpea la institucionalidad, además de caminar con una gran marca en la frente que dice “No”, no se puede. Ese populismo que etiqueta y descalifica como única forma de lograr adeptos, pero que al momento de asumir el poder y tomar decisiones no tiene horizonte.

-¿Son las redes sociales una oportunidad para involucrar más a las personas en la democracia?
Sí, pero es un mundo de desinformados con mucha información. Algunos comentarios se vuelven livianos, la profundidad en ocasiones no pasa de un milímetro, con el irrespeto y lo soez como instrumento de ataque al que piensa diferente.


-¿Se corre el riesgo de que el debate político se limite a unas cuantas líneas en un twitter sin un mayor abordaje?
No se corre el riesgo, ya lo padecemos: no se quiere discutir cara a cara, muchos se atreven a decir cosas que no dirían de frente. Además, es un escenario, hasta ahora, de libertinaje de expresión.

-Hace unos años, los electores se dejaban llevar mucho por los signos externos y las plazas públicas, ahora tenemos un elector “mejor informado”, pero ¿cuán informada está la gente a la hora de elegir?
Poco, lo cual es normal, nos preocupa lo más cercano.
Los problemas personales y de familia, son los más importantes para cada uno de nosotros, los nacionales ocupan un segundo plano, es lógico. Por eso la importancia de los buenos políticos y gobernantes, que gusten de la vocación y de la Política con “P” mayúscula. Por eso la importancia de abrir arenas políticas de intercambio e información como las que dirijo.

-¿Cómo promover buenos políticos?
Los buenos políticos, la buena política y las habilidades políticas no salen ni se aprenden en un aula universitaria, son parte de una interrelación social permanente.

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR

Ver comentarios