¡Clásico trepidante!
Luis Suárez aprovechó un pase largo de Alves para definir al costado de Iker Casillas y darle la victoria al Barcelona.JOSEP LAGO-AFP/La República
Enviar

¡Clásico trepidante!

Gol de Luis Suárez le permite al Barcelona escapar como líder

Barcelona ganó el clásico contra el Real Madrid (2-1) en un choque trepidante y aumentó a cuatro puntos su ventaja como líder respecto al equipo madridista, que tuvo en la primera parte la ocasión de dejar sentenciado el partido.
El encuentro fue de sufrimiento y agonía constantes, debido a que los equipos disfrutaron de numerosas ocasiones para llevarse el partido. En la primera, el Real

201503222220100.a11.jpg
Madrid desperdició la ocasión de haber encarrilado el encuentro y en la segunda fue el Barça el que pudo marcar más goles.
Intensa primera parte, el Barcelona fue el primero en asustar a Casillas, cuando Rakitic tuvo en el minuto 2 la primera ocasión de marcar. Sin embargo, el Madrid creció en unos minutos que arrancaron con una carrera sin obstáculo de Marcelo por una banda, recogió el balón Benzema y Cristiano lo envió al larguero.
La reacción azulgrana llegó en un chispazo, el que originó Messi enviando un balón al área en una falta que conectó de cabeza con precisión un actor inesperado, el francés Mathieu (1-0).
Un premio que pudo aumentar cuando en un disparo errático de Luis Suárez el balón pasó a Neymar, pero el brasileño no reaccionó bien y su disparo acabó en las manos de Casillas.
El 2-0 fue una ilusión que se desvaneció a los pocos segundos, cuando el Madrid armó un contragolpe, el balón le cayó a Benzema, quien resolvió el pase a Cristiano con un taconazo y el portugués, echándose al suelo, envió el balón al fondo de las mallas (1-1).
Nadie se sorprendió en el Camp Nou del 1-1.
El Madrid dio el paso adelante que le iba a colocar insistentemente en el área azulgrana, donde vivió angustiado por la incapacidad que tuvo para marcar el 1-2, en un disparo de Modric, en un gol anulado a Bale por un fuera de juego de Cristiano, otro disparo del portugués y uno final de Bale en el 43 que acabó con el balón rozando el palo.
Después de vivir unos minutos sin nada producido en el centro del campo, el Barcelona se inventó un pase desde el lateral donde Alves vio a Suárez, quien cruzó el balón por raso batiendo a Casillas (2-1).
El partido entró a partir del 60 en una fase de tensión y contactos. Esos momentos de fricción le fueron bien al Barcelona para atenuar a un Madrid que le había comido el terreno.
Entonces el Barça disfrutó de muchas oportunidades para sentenciar el juego, con Neymar, Messi y Suárez, que no definieron o se encontraron con Iker, mientras que a punto estuvo Benzema de empatar, pero Bravo sacó una mano providencial.

Barcelona/EFE

Ver comentarios