Logo La República

Lunes, 19 de agosto de 2019



NOTA DE TANO


¡Clásico de cima!

Gaetano Pandolfo [email protected] | Sábado 27 julio, 2019

Keysher Fuller marca a Alex López

Tener ídolos es una necesidad de la industria deportiva, sobre todo para clubes y franquicias pequeñas.

Por ejemplo en el béisbol de las Grandes Ligas, los poderosos económicamente Yankees de Nueva York, no necesitan ídolos para sobrevivir o para vender uniformes.

Estos se venden solos, igual que los del Real Madrid o la selección de Brasil.

Pareciera entonces, que los dirigentes de los clubes entran en contubernio con los medios de comunicación para crear ídolos, en ocasiones falsos y así, cómplices, promocionar y vender el producto.

Lea más: MLB sin evidencia que aumento de jonrones lo cause bolas fabricadas en Turrialba

Los equipos de cualquier disciplina deportiva, urgen de tener ídolos en sus nóminas y nosotros, los periodistas nos encargamos de construírselos.

Quizá por eso, ya al joven delantero del Saprissa, Manfred Ugalde le dieron la credencial de “Matador”, comparándolo con Mario Kempes, gracias a su doblete ante Pérez Zeledón.

Curiosamente, la misma noche que Saprissa derrotó a PZ, los Indios de Cleveland le ganaron a los Azulejos 4-0 en la ciudad de Toronto, y esa noche revivimos precisamente este fenómeno.

Los Azulejos, en una temporada desastrosa con marca de 39-65 y a 28 juegos de los Yankees en el Este de la Liga Americana, urgen de una estrella para llenar sus graderíos.

Y la tiene en su lanzador Marcus Stroman, por cierto, bien “pesadito” el muchacho. Pero, no importa que el “pitcher” suma 6 triunfos y 11 derrotas en la campaña, el día que le toca lanzar se monta todo un espectáculo en el estadio, con cánticos y porristas, y hay fiesta aunque al señor Stroman le llueva palo, como ese día precisamente que la Tribu lo castigó con cuatro carreras.

Lea más: Nicaragua inaugura el estadio de béisbol más grande de Centroamérica

Los estadounidenses son expertos en montar “shows”, y vieran que bonito ver a Stroman lanzar, dibujar muecas, saberse ídolo y salir con el partido perdido pero en medio de un espectáculo bien montado, para que el equipo no termine de hundirse.

La prensa deportiva costarricense joven, gusta de construir ídolos y eso desde luego que le sirve a los equipos, pero es peligroso para esa eventual estrella en formación.

Si desde ahora, vamos a comparar a Manfred Ugalde con Mario Kempes, cuidado y no cargamos al joven delantero morado de una presión innecesaria, que a su corta edad lo puede más que ayudar, perjudicar.

Dejemos que los estadounidenses monten sus “shows” deportivos, pero por acá debemos ser más prudentes.

[email protected]