Enviar
Títulos están exentos de impuestos
Cinco municipalidades alistan emisión de bonos
Productos son atractivos para inversionistas de largo plazo


Cinco municipalidades preparan la estructuración de deuda de sus ayuntamientos, respaldados en ingresos futuros que son concedidos por ley.
Pococí, Siquirres, Matina y Talamanca, por un lado, trabajan en la emisión de deuda de manera individual, que sería colocada en conjunto a través de un fideicomiso, mediante el cual esperan recolectar ¢7 mil millones.
Todos estos cantones son miembros de la Federación de Productores de Banano (Caproba) y utilizarían como garantía un porcentaje del presupuesto municipal que corresponde a transferencias asociadas al inventario de caminos y carreteras que provienen del impuesto sobre el combustible.
Tener este ingreso fijo les permite estimar un flujo futuro basado en el comportamiento histórico. Estos valores se convierten a valor presente y se titularizan, en una proporción inferior a la totalidad.
“El Código Municipal permite la mancomunidad, precisamente con el fin de aprovechar en conjunto los recursos, o revisar necesidades comunes”, expresó Rafael Angel Vargas, gerente de Grupo Bellavista, estructurador de la emisión.
Caproba surgió en 1981 con el fin de que los gobiernos locales de los cantones productores de banano participen en los beneficios de la exportación bananera, así como fortalecer la gestión política, técnica, administrativa y financiera de sus municipalidades.
Los recursos serían utilizados para mejorar la infraestructura de la zona, red vial urbana y edificaciones, las cuales son las más golpeadas durante la época lluviosa.
Otro de los destinos son los caminos empleados para el transporte hacia los puertos y para el traslado de mercadería hacia sitios de interés turístico, con el fin de aumentar la competitividad del territorio y revertir los bajos índices de desarrollo social de la región.
“Esta es una excelente oportunidad para el financiamiento y desarrollo comunal; esta es una nueva manera de administrar los ayuntamientos a través de un fideicomiso que garantice el 100% de uso”, manifestó Johnny Rodríguez, director ejecutivo de la federación de cantones.
El otro ayuntamiento que también estructura una emisión a partir de 2010 es Esparza, en la costa pacífica del país, cuyo trámite se encuentra en proceso.
Aparte de estas municipalidades, otras han girado su mirada hacia el mercado de valores: el gobierno local de San José ya ejecuta la segunda emisión (¢9 mil millones); mientras que Belén y Cartago han iniciado las gestiones respectivas para llevar a cabo este proceso por montos de ¢12.500 millones y ¢10 mil millones, respectivamente.
“Las municipalidades han tenido poca capacidad de recaudación y una deficiente gestión de cobro, lo que ha provocado una gran dependencia financiera del Gobierno central”, asegura Grupo Bellavista en un comunicado. En la misiva también se advierte que los gobiernos locales no han sido dotados de capacidades financieras suficientes, ni autonomía para el ejercicio de sus competencias.




Ver comentarios