Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


CHISPORROTEOS

Alberto Cañas [email protected] | Miércoles 29 mayo, 2013


Espero que los diputados de la comisión dictaminadora acepten esta oferta desinteresada, y busquen la opinión de otros costarricenses a quienes estos temas les preocupan


CHISPORROTEOS


El señor Ministro de Cultura ha salido por fin a la prensa, proponiendo una solución en el Poder Ejecutivo a la desaparición del Premio Pío Víquez de periodismo que contempla el proyecto de nueva ley de premios que ya recibió primer debate.
Espero que proponga lo mismo a la desaparición del Premio Aquileo Echeverría de historia que el mismo proyecto contempla.
Algún diputado con muy buen criterio, propone que el proyecto vuelva a comisión para ser revisado. Y este servidor de ustedes, sin ninguna presunción, pide que si el proyecto vuelve a comisión, se le cite y se le escuche, lo mismo que a otros ex-ministros de cultura, en el afán de que salga al fin una nueva ley que satisfaga a todos y no contenga las posiciones extremas que el proyecto actual. Que la nueva ley de premios, propongo, sea el producto de un entendimiento entre las personas (que no somos, lamentablemente, muchas) a quienes interesan y hasta apasionan estas cuestiones.
En todo eso, no debe haber prisa, porque si va a salir de la Asamblea una nueva ley, lo correcto es que rija a partir del próximo primero de enero, pues ya están nombrados los jurados de ese año de acuerdo con la ley vigente.
Y de paso tal vez consigamos un acuerdo para devolverle al Ministerio el presupuesto que una vez tuvo, que le permitía mantener permanente una compañía de teatro viajando por el país.
A ningún costarricense sensato se le va a ocurrir proponer que se incluyan en la ley de premios disposiciones alocadas que el ministro Obregón no puede ni debe aceptar.
Lo que le pedimos es que acepte a nivel legislativo, colaboración de afuera de personas experimentadas que hayan trabajado en esas materias, para que tengamos una ley como el país merece.
Espero que los diputados de la comisión dictaminadora acepten esta oferta desinteresada, y busquen la opinión de otros costarricenses a quienes estos temas les preocupan.

 

Alberto F. Cañas