Alberto Cañas

Enviar
Sábado 8 Octubre, 2011


CHISPORROTEOS


Con frecuencia, y sin que le pueda cargar la culpa a nadie, surge, al aplicar una ley nueva, alguna situación que ningún legislador previó y a nadie se le había ocurrido.
Vean esto que ya se ha planteado en la prensa. Existen empresas dedicadas al alquiler de vehículos. En todo el mundo las hay. Y por lo general quienes recurren a ellas y toman el vehículo en alquiler son turistas, es decir personas que van a permanecer poco tiempo en nuestro territorio.
Un turista de estos alquila un automóvil y se lanza por las carreteras a alta velocidad. Por obra y gracia de una cámara fotográfica de carretera a la empresa dueña del vehículo le llega luego la multa por doscientos mil o trescientos mil colones. Unos pocos turistas despreocupados son suficientes para que la empresa quiebre.
Claro está que el asunto puede evitarse. Con un poquito de rascarse la cabeza, lo que se puede (y se debe) hacer, es que las empresas que se dedican a alquilar vehículos a personas que están aquí de paso, que no son residentes, inscriban ante el departamento respectivo del Ministerio de Obras Públicas las placas de sus vehículos, de suerte que cuando uno de ellos sobrepase el límite de velocidad permitida, pueda la empresa propietaria informar si iba conducido por un turista o por un residente. Es decir si hay en el territorio nacional un responsable de la infracción, o no.
Pero es necesario que la ley no se limite a cobrarle al dueño del vehículo, sino que declare que quien lo conducía en el momento de la infracción, es solidariamente responsable con él. Algo así, de lógica elemental, que proteja a empresas que están prestando un servicio útil y necesario no solo a turistas.
POSDATA.- Paso a otro tema. Hagan el favor de informar quién ha autorizado la colocación de anuncios comerciales a todo lo largo de la calle 42 y en los terrenos de La Sabana. Si La Sabana es propiedad de la ciudad de San José, siempre ha sido considerada municipal. ¿Quién esta recibiendo pago por esos anuncios?

Alberto F. Cañas