Chinchilla se despidió entre lamentos y advertencias
La continuidad de proyectos iniciados en su gobierno, preocupa a Laura Chinchilla, quien espera que su legado no sea comprometido con el cambio de administración. Esteban Monge/La República
Enviar

Mostró preocupación por fisco y proyectos de infraestructura

Chinchilla se despidió entre lamentos y advertencias

“A nuestro Gobierno le correspondió actuar en tiempos plagados de nubes”, afirmó la mandataria

Estaba programado para las 5 p.m., luego se movió para las 7 p.m.
Pero fue hasta las 9 p.m. que salió Laura Chinchilla, mandataria de la República, a brindar su último informe de labores, esta vez a la nueva camada de diputados.
La Presidenta inició su discurso abordando los “duros tiempos” en los que le correspondió gobernar.
La crisis económica internacional, el cambio climático y la hostilidad del gobierno de Nicaragua fueron los tres obstáculos que Chinchilla resaltó.
“Los hitos más críticos que enfrentamos, no es para excusar lo que hayamos hecho o dejado de hacer”, dijo Chinchilla, quien afirmó que pese a esta coyuntura, continuaron con las metas planteadas.
Con un marcado acento de justificación, la Presidenta aplaudió su gestión en el campo económico y aseguró que la economía interna se fortaleció.
Chinchilla defendió su trabajo en seguridad, recalcando que fue su principal promesa de campaña, la cual asegura dejar cumplida a cabalidad.
Pese a ser el gobierno que gastó más en los últimos 23 años, la mandataria dijo que hizo lo posible por reducir este gasto, pero que el 95% es imposible de tocar, porque está comprometido por ley.
También aprovechó para externar una serie de preocupaciones en proyectos donde espera que su legado no sea comprometido.
Así lo hizo ver cuando se refirió a Ruta 32, San José-San Ramón y la nueva Terminal de Contenedores de Moín, proyectos que impulsó, unos con mayor suerte que otros.
“Debo advertir que de dejarse caer todos estos proyectos, se dificultará retomarlos y el país perderá oportunidades y credibilidad”, pronosticó Chinchilla.
El fracaso de la reforma fiscal que impulsó en alianza con el PAC, fue otro de los lamentos y principales preocupaciones de la mandataria, quien se mostró aliviada con el proceso de diálogo fiscal comandado por Édgar Ayales en estos últimos meses.
Sin entrar en detalles de los principales errores u omisiones de su gobierno, Chinchilla reconoció que no todo fue bueno.
“Algunos de esos errores, son de nuestra exclusiva responsabilidad, algunos otros son producto de una cadena de malas decisiones o de decisiones a medias que venían de muy atrás”, exclamó.
La defensa del liderazgo femenino, uno de los caballos de batalla y banderas de su campaña, fue parte del cierre de su discurso.
Con su gestión, Chinchilla afirmó que se abrió un surco importante, donde se le dio relevancia a una agenda de equidad y participación femenina.
“Quienes condenan al liderazgo femenino por los errores que yo pude haber cometido, subestiman la determinación y fuerza de las mujeres”, cerró.

Luis Fernando Cascante
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios