Chilenos protestan por ajustes en sistema de pensiones privados
Foto cortesía AFP/ La República
Enviar

Cientos de miles de personas marcharon por Santiago y otras ciudades chilenas ayer para exigir una revisión del sistema privado de pensiones, después de las propuestas de la presidenta Michelle Bachelet.

La marcha se mantendrá con el fin de generar presión ante el gobierno, el cual ha acumulado $176 mil millones en ahorros y apuntala los mercados de capital de Chile. A Bachelet le resultará difícil no escuchar los llamados de los ciudadanos, después de la caída de su popularidad de más de un 15% en julio, el más bajo de cualquier administración desde el 2000, según una encuesta realizada por el Centro de Estudios Públicos publicado la semana pasada.

"El sentimiento de enojo es persistente, la gente no ha entendido los cambios del gobierno", dijo Jorge Selaive, economista jefe Chile en BBVA.

Los chilenos reciben una pensión promedio equivalente a 38% de su ingreso final, la tasa más baja entre las 35 naciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, después de México. Los fundadores del sistema habían indicado que estaría más cerca de un 70%.

El sistema de pensiones fue creado bajo la dictadura de Augusto Pinochet en 1981 y este fue copiado posteriormente por 33 países, con nueve de ellos copiando este sistema en su totalidad.

El sistema no ha cumplido con las expectativas de sus fundadores porque las personas no ahorran tanto como se esperaba. Mientras que los creadores del sistema calcularon que los trabajadores realizarían contribuciones durante más de 30 años, un estudio reciente realizado por la Asociación de Fondos de Pensiones encontró que solo uno de cada cuatro jubilados guardan dinero por más de 25 años.

"Aun cuando Chile fue el primer país en implementar este sistema, no invertimos lo suficiente en educar a la gente sobre el papel de los fondos de pensiones privados y de la importancia de ahorrar en virtud de este sistema", dijo Selaive.

Bachelet ha propuesto hacer que las empresas paguen las contribuciones al sistema de pensiones por primera vez. El pago adicional, introducido gradualmente durante los próximos 10 años, irá a un llamado pilar solidario, en lugar de las cuentas de ahorro personales de la gente, lo que permite al gobierno aumentar las pensiones actuales y lograr una mayor igualdad en las pensiones futuras, dijo el presidente. Hasta ahora, sólo los trabajadores pagan dinero en sus cuentas de ahorro privadas.

Las propuestas no fueron suficientes para los manifestantes de ayer, que quieren que el gobierno asuma una mayor parte de la responsabilidad de las pensiones.

 

Si el gobierno "no escucha a los trabajadores, que son los propietarios de estos fondos, entonces el camino a seguir es una huelga nacional organizada para el próximo 4 de noviembre", explicó Carolina Espinoza, portavoz de la campaña para reformar el sistema de pensiones. 


Ver comentarios