Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



ÚLTIMA HORA


Entrevista con Pablo Vargas

Presidente de Grupo Britt: “El 70% del café costarricense va a mercados especializados”

Brandon Flores [email protected] | Lunes 24 septiembre, 2018 04:17 pm

CEO de Britt
Archivo/La República


El precio del café arábigo en el mercado internacional ha caído a su nivel más bajo en los últimos doce años, debido a una elevada cosecha en Brasil y una baja en las cotizaciones en la bolsa de Nueva York.

Pablo Vargas, Presidente de Grupo Britt, brindó su opinión sobre el tema.

Lea más: Britt apoyará liberación de perezosos con café gourmet

- ¿Cómo afecta a Costa Rica la caída del precio internacional del café arábigo?

Efectivamente, el precio internacional del café ha venido cayendo durante los últimos meses. Sin embargo, la ventaja que tiene Costa Rica es que desde hace muchos años ha especializado su producción, de manera que más del 70% del café del país se vende en nichos especializados, que no se rigen por los indicadores de precios internacionales que se transan en las bolsas de café. Es por esto que el impacto de esta baja no afecta tanto a los productores de café gourmet como el que nosotros compramos.

- ¿Qué medidas se están tomando al respecto?

Nosotros no nos regimos por el precio internacional. Esto por cuanto al buscar cafés de altísima calidad, cosecha a cosecha, necesitamos hacer acuerdos a largo plazo con los productores, y garantizarles precios que fácilmente duplican los precios internacionales. A nosotros nos interesa mucho más la calidad que el precio.

Lea más: Britt abre oportunidad a artesanos de vender en sus tiendas

- Hace un año el precio estaba un tercio más caro, ¿qué pesó para ver esta caída?

Nuevamente, el café que se cotiza en las bolsas, es de una calidad estándar, que está muy por debajo de la calidad del café de Costa Rica. Es por esto que el precio del café de Costa Rica no ha bajado como lo ha hecho el precio en la Bolsa de Nueva York. Sin embargo, podemos atribuir la caída en los precios internacionales a una cosecha record en Brasil, y al hecho de que hay inventarios suficientes para suplir a los tostadores en Europa y Estados Unidos.