Centros comerciales se transforman para seguir vigentes
“Con las construcciones de uso mixto buscamos crear comunidades integradas, orgánicas, vibrantes y esta visión nos ha permitido colocarnos como referentes en la región”, afirmó Javier Del Campo, director comercial de Cuestamoras. Gerson Vargas/La República
Enviar

Los centros comerciales se transforman para asegurar su rentabilidad que ronda el 8%, en un mercado inmobiliario comercial cada vez más concurrido, con el fin de no perder atractivo para los inversionistas.

Los clientes ya no quieren únicamente un lugar para comprar, sino para obtener opciones de entretenimiento y experiencias de vida.

El inventario sigue siendo sólido, actualmente hay casi 440 mil metros cuadrados dedicados a centros comerciales, mientras que la tasa de disponibilidad o la cantidad de metros cuadrados que se encuentran desocupados para la compra o alquiler se encuentra por debajo del 3%.

Además, los malls se caracterizan por tener la renta promedio más alta del mercado; a marzo anterior, rondaba los $24 por metro cuadrado, mientras que al cierre de 2016 se situaba en $21,5.

El oeste de San José, Alajuela y Heredia, así como Cartago pero en menor proporción, concentran la mayoría de construcciones de este tipo, donde la clave del éxito ha sido el manejo y la diversificación.

“El éxito de los centros comerciales se basa en la gestión del proyecto, por haber llegado primero al mercado tienen un mejor posicionamiento en la mente del consumidor. También las nuevas tendencias los han obligado a incluir elementos como entretenimiento y experiencias agradables, más que solo ser un lugar para comprar”, aportó Randall Fernández, gerente general de Colliers.

Incluso, se han expandido los tipos de locales que se pueden encontrar en un mall, aunque siempre se mantiene la tienda “ancla” (punto de venta o tienda más reconocida en un centro comercial), es posible encontrar ya sedes de universidades, consultorios médicos, farmacias, tiendas de entretenimiento e incluso consultorios veterinarios.

Esa diversificación se debe a que otros proyectos podrían estar amenazando su supremacía en el mercado, pues ofrecen opciones similares, pero en un formato más cercano al público y con la premisa de encontrar lo que necesita sin ir a un punto con mayor afluencia de compradores.
“La fórmula exitosa para los centros comerciales es contar con una mezcla de servicios financieros, médicos, restaurantes, entretenimiento y tiendas. La ubicación es clave pues en la medida en que se rodee de oficentros y hoteles, se creará una sinergia que beneficiará a los establecimientos comerciales”, comentó Alonso Elizondo, director ejecutivo de la Cámara de Comercio.

Otro punto importante es la negociación para el contrato de arrendamiento, por lo general son convenios a largo plazo, entre tres y cinco años y va a depender de la afluencia de público, perfil del consumidor, expectativas de compra, así como garantías en temas de seguridad.

“Los requerimientos de los centros comerciales y los inquilinos varían en cada caso. Los centros regionales normalmente priorizan ubicar franquicias populares y concurridas en sus instalaciones por lo que sus estructuras, espacios y aspectos técnicos son planificados de acuerdo a los requerimientos comunes de estas”, afirmó Priscilla Argüello, asociada de Cushman & Wakefield Advisory.

Mientras tanto, los “Lifestyle Centers” o construcciones de uso mixto se vislumbran como el principal competidor de los malls en el mercado comercial. El concepto de mixto se refiere a una integración de “retail”, oficentros y hasta hotelería, todo en un solo espacio.

La oferta de uso mixto alcanzó los 48,7 mil metros cuadrados con una tasa de disponibilidad que ronda el 4% y una oferta en constante crecimiento, ya que a marzo de este año había 10 mil metros cuadrados más de oferta en comparación al mismo periodo del año pasado.

Vivo Plaza I, Terrazas Lindora, Escazú Village, City Place Town Center Etapa II, Belén Center y el proyecto Oxigeno, del grupo Cuestamoras, son algunos ejemplos de este tipo de proyectos.

“En Oxigeno concordamos en que los consumidores necesitaban un espacio donde hacer diversas actividades al mismo tiempo, bajo un concepto moderno e innovador, nuestra inversión para el proyecto fue de unos $200 millones”, comentó Javier Del Campo, director comercial de Cuestamoras, firma inmobiliaria.

Otro de los proyectos que toma auge son los Community Centers, estos son centros abiertos con una extensión mínima de 2 mil metros cuadrados, que se caracterizan por tener como ancla una tienda de conveniencia, por ejemplo un supermercado.

El inventario total de estas soluciones superó los 282 mil metros cuadrados, promediando una disponibilidad del 4,5%, mientras que el crecimiento de la construcción entre enero y marzo de 2016 y los mismos meses de 2017 fue casi de 32 mil metros cuadrados.

Dentro de esta categoría aparecen proyectos como Cronos Plaza, Distrito Ciruelas, Plaza Adem Miraflores, Plaza Belén y Santa Ana Tower Center.

Al contrario de lo que pasa en otras latitudes, el sector minorista del país sigue siendo fuerte, debido principalmente a la cultura de consumo de los costarricenses y otros factores como confianza y conveniencia.

*Colaboró Javier Adelfang

 

Ver comentarios