Enviar
Entidad pide a los costarricenses apretarse la faja
Central incumple meta inflacionaria

• Analistas consideran que medidas del ente emisor para contener los precios, han sido un fracaso

Wilmer Murillo
[email protected]

La inflación fue la principal variable modificada que contiene la revisión del Programa Macroeconómico de 2008. Pero… ¡qué clase de modificación!, a juicio de analistas.
La inflación será de un 14,2% este año en vez del 8% proyectado en un inicio; y en 2009 sería del 9% en vez del 6% estimado previamente.
Esto podría significar más pobreza, desempleo y menos ingresos en general, y quienes tienen crédito pagarán cuotas más altas.
Para el Banco Central, responsable de alcanzar las metas, no queda más que apretarse la faja. “Hay que posponer el gasto superfluo”, dijo Francisco de Paula Gutiérrez, presidente del ente emisor.
Sin embargo, Gutiérrez dijo que aunque no le pondrán un diez, el Banco Central no ha fracasado en sus políticas. “Ha tenido que actuar en condiciones aceleradamente cambiantes de la economía internacional con pocos instrumentos disponibles a su alcance”.
Pero el aumento de la demanda interna, impulsada por el crecimiento de un 16% de la economía entre 2006 y 2007, también puso presión sobre el nivel de precios. En tanto que el reciente incremento en el tipo de cambio se trasladará a los precios internos, vía de los productos importados. Ambos son factores inflacionarios cuyo control corresponde al Banco Central.
“No se trata de atribuir culpas por la inflación, pero el crédito se excedió sin que el Banco Central pudiera controlarlo”, dijo Luis Liberman, gerente de Scotiabank.
Algunas de las presiones de la demanda interna tampoco se atendieron a tiempo, a juicio del gerente.
Sobre los efectos de la inflación, Víctor Hugo Céspedes, economista, comentó que si la inflación ha crecido mucho y la producción lo hará menos, disminuirá el empleo y los ingresos de las personas van a crecer menos que el año pasado. Asimismo, será difícil que el nivel de pobreza se mantenga.
“Para mí, la política del Banco Central no solo ha sido un fracaso; creo que la inflación este año será del 17% y la tasa básica alcanzará el 12%”, dijo William Porras, analista financiero.
“Hay condiciones externas complicadas que el Banco Central habría podido controlar, pero a base de complicaciones económicas como una fuerte desaceleración. Se resignó a adoptar la inflación que viene de afuera y no pegarle un frenazo a la economía”, dijo Félix Delgado, economista de Consejeros Económicos y Financieros (Cefsa).
El fracaso en el “experimento con las bandas cambiarias fracasó y este ha comenzado a hacerse evidente en los niveles de inflación, deterioro de las carteras de crédito, pérdidas por movimientos abruptos en el tipo de cambio, caída en la inversión (tanto nacional como extranjera), grave deterioro de la balanza comercial y desaceleración del crecimiento económico”, dijo con tono fuerte Luis Loría, del Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica.
La autoridad monetaria, por su parte, admitió que la inercia inflacionaria continuará este año por el aumento de los alquileres, en los servicios públicos regulados y porque las expectativas de inflación siguen aumentando.
El reciente incremento en el tipo de cambio se trasladará además a los precios internos, vía de los productos importados. En cuanto a la aplicación de la política monetaria, mediante el aumento de las tasas de interés, que se abrieron recientemente no surtirán efecto este año.
Pero aunque vienen restricciones, Gutiérrez dijo que no implican “estrangularse”.
La economía crecerá lento, pero crecerá, y el ingreso per cápita, aunque menos que el año anterior, seguirá aumentando, adujo.
Ver comentarios