Celso, único sobreviviente
Celso Borges, de Brasil 14 al Deportivo La Coruña; también Fredristad (Noruega) y AIK (Suecia).Archivo/La República
Enviar

Jorge Luis Pinto inició los cinco partidos de la Selección Nacional en el Mundial de Brasil 14, con Celso Borges y Yeltsin Tejeda como volantes centrales titulares.

Esta pareja fue protagónica y se combinó muy bien en su función de marca, recuperación y servicio de balones.

Celso, inteligente y posicional; Yeltsin, perro de traba en movimiento, se complementaron como primeros escudos de una línea de cinco compañeros a sus espaldas y acompañaron a Bryan Ruiz y Cristian Bolaños en los afanes de generar fútbol para un único atacante: Ureña y en otras ocasiones Campbell.

Parece que fue ayer que se escribió esta página histórica del fútbol costarricense, pero el reloj no se detiene, avanza y avanza y así pasaron tres años y estamos de cara al siguiente Mundial.

Otro cuerpo técnico liderado por Oscar Ramírez se hizo cargo de la Selección Nacional y una decisión prioritaria fue mantener la base de Brasil 14. Sin embargo, con el paso de la competencia que incluyó Copa Uncaf, Copa Oro y eliminatorias mundialistas, fueron cayendo cabezas de aquel medio campo “brasileño” que, además de Borges y Tejeda en la zona central, incluyó a José Miguel Cubero, Michael Barrantes y Oscar Esteban Granados, tripleta que hoy está a niver de seleccionado fuera de acción.

El primero en desaparecer del mapa en el entorno de la Tricolor fue Barrantes; legionario en ligas de segundo nivel en Europa, Michael fue habitual en las convocatorias de Pinto. Con el “Macho” desapareció de escena; este excelso generador de filtros exactos a sus atacantes, terminó sus papeles en el Viejo Continente, regresó al terruño, jugó una temporada con el Cartaginés y hoy defiende los colores de Grecia.

Pareciera que las funciones de Barrantes con la Tricolor han terminado.

El segundo en ser “fumigado” fue José Miguel Cubero, quien fue gran relevo en Brasil 14 como alternativa por Tejeda.

Podemos especular en el sentido de que el pase de Cubero, del Herediano al Blackpool de Inglaterra, le costó el puesto en la Selección Nacional. José Miguel pasó a jugar en un club de bajo nivel, que incluso descendió de categoría y cuando regresó al Herediano, ya no había cama para tanta gente. Randall Azofeifa se había apoderado del puesto de Cubero en el Team y además del de Tejeda en la Selección Nacional.

Tremenda resurrección del mediocampista rechazado por el Saprissa, desterrado al Uruguay de Coronado, antes de regresar a la cima con el monarca y la Tricolor.

Sin espacio en el campeón nacional y menos en la Selección, donde emergió un David Guzmán, dispuesto a convertirse en la pareja de Celso en Rusia 18 (si se clasifica), Cubero viajó a jugar a España con el Deportivo Alcoyano en la segunda B. Su edad, le permitiría un regreso al “equipo de todos”, después del Mundial.

Una separación que no entendemos, ni respaldamos de la Selección, es la de Oscar Esteban Granados, el mediocampista de hierro, devorador de zacate, futbolista de ida y vuelta, de pulmones de acero y con gol.

Oscar Ramírez lo tomó en cuenta en sus primeras convocatorias, pero después lo congeló e incluso lo sacó del grupo que fue a la Copa Oro.

Respetando criterios, creemos que en el caso específico de Granados, se ha cometido una injusticia, sobre todo que tácticamente es un futbolista más que interesante, pieza clave y determinante del campeón nacional Herediano.

Al que sí se la respetado su trayectoria deportiva y su participación como titular en Brasil 14, ha sido a Yeltsin Tejeda. Contrario a Cubero, el volante del Saprissa y la Tricolor viajó al fútbol de Francia, también a defender los colores de un club pequeño y en apuros como el Evian Thonon y sin embargo, Oscar Ramírez nunca lo sacó del radar.

Tejeda, que hoy juega en el Lausanne Sport de Suiza, perdió la titularidad en la Tricolor, que pasó a manos de Azofeifa, tiene dura competencia con Guzmán, pero no falta a las citas del “Macho”, lo que le da oportunidad de mostrarse. Incluso, en el cierre de la Copa Oro, fue estelar en la formación del equipo.

Repasando entonces, fácil notar como solo Celso Borges, mediocampista del Deportivo La Coruña, no perdió su rol de figura titular, desde Brasil 14 a la actual eliminatoria mundialista, que sigue en pocos días con los juegos frente a Estados Unidos y México.

Hoy, los cuatro volantes centrales de la Tricolor son Borges, Azofeifa, Guzmán y Tejeda, mientras que Granados, Cubero y Barrantes duermen el sueño de los justos.

 

Ver comentarios