Logo La República

Viernes, 19 de abril de 2024



NACIONALES


Reforzamiento en el número de trenes y más frecuencia en el servicio promete Incofer

Cartago tendrá un tren elevado, ¿qué pasará con las otras líneas de Alajuela, Heredia y San José?

Nuevo sistema de transporte no está contemplando en estos momentos para otras rutas

Esteban Arrieta earrieta@larepublica.net | Lunes 25 julio, 2022


Los usuarios del tren eléctrico tendrían una mejora en el servicio en esta administración, pero con diferentes propuestas. Archivo/La República.
Los usuarios del tren eléctrico tendrían una mejora en el servicio en esta administración, pero con diferentes propuestas. Archivo/La República.


El sueño de contar con un tren eléctrico moderno para los usuarios de las rutas de San José – Heredia – Alajuela y Curridabat – San José - Pavas, tendrá que esperar a futuros gobiernos, ya que la administración de Rodrigo Chaves no planea un nuevo sistema de transporte para esas líneas.

Lea más: Tren rápido de pasajeros entre Paraíso y San José costaría $650 millones y estaría listo antes de terminar gobierno

En su lugar, se hará un reforzamiento del servicio, con más unidades de trenes, según Mario Arce, presidente del Incofer.

La idea es aprovechar que en los próximos dos o tres años, ocho trenes cumplirán con su vida útil y por tanto, serán cambiados por unidades nuevas. En total, el Incofer dispone de 16 vagones.

“Estas dos líneas no serán convertidas a un tren rápido de pasajeros en esta administración, como sí pasaría con la línea San José – Cartago, que tendrá un paso elevado de 27 kilómetros. En ese sentido, lo que planteamos para las rutas de San José – Heredia – Alajuela y San José -Curridabat – Pavas, es un reforzamiento del servicio actual, para que haya más unidades, mayor capacidad y una frecuencia más constante del servicio”, dijo Arce.

Lea más: Carolina Hidalgo: “Problemas de movilidad le pasarán una factura enorme al país al descartar tren eléctrico”

Eventualmente, se estaría analizando la extensión de la línea de Belén a San Rafael de Alajuela, mientras que la línea de Alajuela mantendría su dimensión actual, pero con más trenes.

El miércoles de la semana pasada, el presidente Chaves enterró -según sus propias palabras – el proyecto de tren eléctrico por $1.550 millones que dejó el gobierno de Carlos Alvarado y que sí incluía a todas las rutas.

En su lugar, anunció un tren rápido de pasajeros entre Paraíso de Cartago y San José.

Se trataría de un sistema elevado de 27 kilómetros que tendría un costo que oscilaría entre $550 millones y $700 millones.

La obra de infraestructura dependería de los estudios de demanda y financieros que se harán en los próximos meses.

La idea del gobierno es anunciar su decisión para los primeros meses del otro año y si todos los análisis son positivos, arrancar su construcción lo más pronto posible, con la meta de entregar la obra antes de terminar esta administración en mayo de 2026.

“La primera línea de un tren rápido de pasajeros quedaría construida en esta administración, siempre y cuando se confirme el proyecto con los estudios que se tienen que realizar. Si se confirman los análisis, para inicios del próximo año, se daría el aval definitivo para arrancar con el proyecto y a partir de ahí, sí existe, la posibilidad conforme al cronograma, de que esta primera línea quede construida y posiblemente en operación antes del final de la presente administración”, dijo Arce.

La decisión del gobierno de Chaves de enterrar el tren eléctrico de la anterior administración, se debe al hecho de que se trataba de una obra de infraestructura sin sentido, que no tenía cálculos claros, ni informes que señalaran que es rentable para Costa Rica.

El mandatario cuestionó incluso la solvencia moral del proyecto y aseveró que no podría “hipotecar el futuro” de los jóvenes costarricenses.

“El gobierno ha decidido impulsar las acciones necesarias para que este proyecto, que era un capricho, no continúe. No vamos a licitar el tren. Había más de $1,4 millones en estudios, sin embargo, no existe la información mínima, ni básica, para determinar que este tren era rentable. (…) Me da mucho pesar, pero no voy a hipotecar el futuro de los costarricenses por $1.550 millones”, dijo Chaves, para referirse al proyecto del tren que frenó.


NOTAS RELACIONADAS








© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.