Logo La República

Miércoles, 19 de junio de 2024



NACIONALES


Solo mejorando el transporte público se puede incentivar a los conductores a dejar el carro en casa

Cantidad de vehículos pasó de 600 mil a 1,6 millones en este siglo, ¿cómo resolver las presas?

Carpooling, mejor planificación urbana y flexibilización de horarios laborales y teletrabajo ayudarían a mitigar el problema

Esteban Arrieta earrieta@larepublica.net | Miércoles 22 mayo, 2024


El transporte público debe tener prioridad para resolver los problemas de embotellamientos, expresó Silvia Bolaños, presidenta de la Cámara Nacional de Transportes. Cortesía/La República.
El transporte público debe tener prioridad para resolver los problemas de embotellamientos, expresó Silvia Bolaños, presidenta de la Cámara Nacional de Transportes. Cortesía/La República.


Cuando Costa Rica le dio la bienvenida al siglo XXI, solo 600 mil personas pagaron el marchamo, mientras que para diciembre del año pasado, el Instituto Nacional de Seguros (INS) recibió el pago de 1,6 millones de conductores.

Lea más: Sin transporte público atractivo, accesible y eficiente, la consecuencia es más carros en la calle: Roberto Guzmán de Chepecletas

Se trata de un crecimiento de casi el triple en poco más de 20 años, lo cual explica los graves problemas de embotellamiento que hoy sufren los costarricenses.

El crecimiento del parque automotor también tiene como cómplice un sistema de transporte público que ya ha alcanzado “niveles inaceptables” de acuerdo con el Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme) de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Y es que Costa Rica tiene un modelo de transporte masivo regulado por leyes escritas en la década de los 60 con muchos parches y que no promueve la modernización del servicio público, según varios expertos consultados por LA REPÚBLICA.

“Tenemos más de 30 años de diagnósticos y estudios, pero nunca se ha logrado ejecutar un verdadero sistema integrado de transporte y una planificación urbana y mientras eso no suceda, habrá más vehículos particulares en las calles ocasionando presas, y por más carreteras que se construyan, la congestión seguirá porque es un problema en el modelo de servicio público, lo cual ocasiona que sea más atractivo comprar moto o carro que subirse al bus o al tren”, dijo Silvia Rojas, directora ejecutiva de la Asociación de Movilidad Eléctrica.

Lea más: Es urgente priorizar el transporte público: Silvia Bolaños de Cámara Nacional de Transportes

Las presas no solo hacen perder la paciencia y el tiempo a los conductores, sino que también generan un fuerte impacto en el bolsillo de los conductores.

Por ejemplo, una persona que haga un recorrido diario de 32 kilómetros en las horas de mayor congestión entre La Sabana y Cartago, puede gastar unos ¢1.700 en gasolina en un viaje de ida y vuelta, mientras que ese mismo trayecto, en horas de la madrugada y respetando todas las señales de tránsito, implica un costo entre ¢666 y ¢716, de acuerdo con un análisis realizado por la Cámara de Empresarios del Combustible para enero de este año.

El problema, es que los ticos siguen pensando que para llegar más rápido a sus lugares de trabajo y de estudio la mejor solución es un carro.

Casi 80 mil personas visitaron la última expomóvil, la cual ya es considerada la feria más exitosa desde 1986.

En ese sentido, la única forma de resolver el problema de los embotellamientos es mejorando y priorizando el transporte público, ya que si se piensa en construir más carreteras, lo único que se hará es promover la compra de más vehículos, según David Gómez, experto en movilidad sostenible.

“La ausencia de un sistema de transporte público que supere al transporte motorizado particular en velocidad, seguridad y conveniencia hace crecer el parque vehicular. Es necesario sistematizar el transporte público y sacarlo de las presas cuanto antes. Sistematizar quiere decir sectorizar, eliminar duplicidad de rutas, modernizar unidades, integrar tarifas, encadenar buses con trenes y con infraestructura peatonal y ciclista, y complementar el sistema con infraestructura moderna y conveniente”, dijo Gómez.


¿Qué hacer para reducir el impacto de las presas?


Con distintas medidas a corto y mediano plazo se puede reducir el impacto de las presas.

Estas son 7 medidas que se pueden aplicar, según los expertos:

Medida Explicación
Fomento del Transporte Público La mejora de la frecuencia, la cobertura y la comodidad de autobuses, trenes o tranvías puede hacer que más personas opten por estos medios en lugar de usar sus carros.
Promoción del Uso de la Bicicleta Crear y mantener una infraestructura segura para ciclistas, como carriles bici y aparcamientos, incentiva a las personas a optar por la bicicleta.
Carpooling y Uso Compartido de Vehículos Fomentar el uso compartido de vehículos (carpooling) y servicios de coche compartido puede disminuir el número de automóviles en las calles
Cobro por congestión Implementar zonas de baja emisión y peajes urbanos puede desincentivar el uso de vehículos privados en áreas congestionadas.
Flexibilización de Horarios Laborales y Teletrabajo Promover horarios laborales flexibles y la adopción del teletrabajo reducen la demanda de viajes durante las horas pico.
Desarrollo Urbano Sostenible Planificar y desarrollar ciudades de manera que los servicios y lugares de trabajo estén cerca de las zonas residenciales
Priorizar transporte pública Urge establecer carriles exclusivos para los autobuses, de manera tal que puedan avanzar más rápido y así motivar a la gente a dejar el carro.


Transporte público es la clave


Para detener el crecimiento de la flota vehicular y así evitar más presas, el país debe apostar por mejorar el transporte público, de manera tal que los usuarios prefieran dejar el carro en casa y viajar en bus, tren, tranvía o incluso en bicicleta.

Silvia Bolaños

Presidenta
Cámara Nacional de Transportes

La situación del congestionamiento vehicular y la falta de priorización del transporte público es un problema que el MOPT debe intervenir.

La falta de planificación urbana y el crecimiento urbano hacia la periferia han generado que las personas tengan que trasladarse largos trayectos para llegar a sus destinos y, con ello, tener que someterse a enormes presas en un país donde no existe planificación ni priorización para el transporte público.

David Gómez

Consultor
Movilidad Sostenible

La ausencia de un sistema de transporte público que supere al transporte motorizado particular en velocidad, seguridad y conveniencia hace crecer el parque vehicular.

Es necesario sistematizar el transporte público y sacarlo de las presas cuanto antes. Sistematizar quiere decir sectorizar, eliminar duplicidad de rutas, modernizar unidades, integrar tarifas, encadenar buses con trenes y con infraestructura peatonal y ciclista, y complementar el sistema con infraestructura moderna y conveniente.

Roberto Guzmán

Director
Chepecletas

Es necesario invertir en la modernización de un sistema de transporte público moderno, eficiente, digno y atractivo que conecte a la población con los centros de trabajo y comercio.

Para lograrlo, también es necesario desincentivar el crecimiento de la huella urbana y, por el contrario, promover la concentración de la población en zonas urbanas con acceso a transporte público, trabajo, comercio y opciones de entretenimiento sin depender de un vehículo.

Bernal Rodríguez

Presidente
Cámara Nacional de Buses

Es fundamental regresar al usuario al centro de las políticas públicas relacionadas con el transporte, escuchando sus necesidades y prioridades para mejorar su experiencia de movilidad.

La modernización del transporte público en Costa Rica es viable, es además un desafío impostergable que requiere de la colaboración y el compromiso de todos.

Solo a través de un esfuerzo conjunto y coordinado podremos lograr transformar y garantizar un servicio eficiente, seguro y de calidad.

Silvia Rojas

Directora Ejecutiva
Asociación de Movilidad Eléctrica

Es urgente modernizar el transporte público para que realmente sea una opción atractiva, inclusiva, segura y eficiente para la población.

Tenemos un modelo de transporte masivo regulado por leyes escritas en la década de los 60 con muchos parches y que no promueve la modernización del servicio.

Asimismo, tenemos más de 30 años de diagnósticos y estudios, pero nunca se ha logrado ejecutar un verdadero sistema integrado de transporte y una planificación urbana.


NOTAS RELACIONADAS


Lo que uno ve en la calle son motos disfrazadas de todo tipo, unas trabajan con gasolina y otras con electricidad. Tenemos que pensar en la seguridad vial”, dijo Roberto Guzmán, director de Chepecletas Cortesía/La República.

Motos “disfrazadas” de bicicletas inundan las calles sin ningún tipo de regulación

Miércoles 31 enero, 2024

Si un vehículo de dos ruedas no tiene pedales, no se considera una motocicleta, de acuerdo con la ley actual







© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.