Enviar
Cañonazo carmelo
La tercera fue la vencida para Carmelita; ganó el repechaje y es el club 12 de la primera

Una vez que sonó el pitazo final del árbitro Ricardo Montero, la algarabía se apoderó del conjunto y aficionados carmelos, quienes en número aproximado de 1.500, celebraron el regreso del club de la barriada alajuelense como el inquilino número 12 de la primera división, luego de derrotar 2-0 al Orión, gracias a un doblete de Mario Camacho.
El festejo estuvo lleno de abrazos, llanto y hasta nostalgia, el recuerdo de Carlos “Cañón” González, el expresidente carmelo fallecido hace un año se sentía en el aire y no faltó la dedicación del logro a su memoria y tal vez una que otra lágrima.
Ya en el juego, los de Juan Luis Hernández se quedaban en su mitad de cancha, sin mayores ánimos ofensivos, jugando al error de la defensa rival; en una ocasión casi les sale la jugada, luego de una arriesgada devolución de Fabricio Chavarría al meta Bryan Zamora, que por poco concretan los orionistas.
Para carmelita, las visitas al área de Carlos Díaz fueron mucho más frecuentes, desde el min. 6 dio el primer aviso y luego de un par de balones al palo y una brillante intervención de Díaz, tras un fuerte remate local, quedaba patentado quién mandaba en el campo.
La polémica apareció a los 35 minutos, cuando Bryan López fue derribado en el área del Orión en una clara falta de penal, que Montero en frente de la acción no sancionó, aunque supuestamente dio la ley de la ventaja, que no fue aprovechada por los carmelos.
Para la segunda parte, el dominio del subcampeón de la Liga de Ascenso se diluyó paulatinamente, el colero del Torneo de Verano buscó salir del encierro y llevó peligro a la valla carmela, inclusive también reclamaron un posible penal sobre José Adrián Marrero que tampoco fue señalado.
Cuando finalmente el juego era nivelado, luego de un ataque visitante, Carmelita salió rápidamente, el lateral Orlando Madriz se llevó el balón por la banda izquierda y la puso a la cabeza de Mario Camacho, quien tocó a un lado del marco de Díaz al min. 69, el gol prácticamente sentenciaba el paso de Orión a la segunda división.
Con el marcador en contra, los azulgranas buscaron el empate con más ganas que orden, sintiendo que su última oportunidad para permanecer en primera se fugaba, la fiesta se redondeó al min. 89 cuando con un remate desde fuera del área, Camacho nuevamente apareció y liquidó tanto a Díaz como al Orión, poniendo los clavos en el ataúd azulgrana.
Una vez más, al igual que en 1995, Carmelita regresa a la división de honor gracias a la vía del repechaje, como subcampeón de la Liga de Ascenso y a Orión se le acabaron ya todas sus oportunidades, al menos deportivamente hablando.

Sergio Alvarado
[email protected]

Ver comentarios