Canal seco generaría unos 80 mil empleos
“Estamos hablando de un proyecto completamente viable desde el punto de vista financiero y logístico. De acuerdo con nuestros cálculos, estaríamos recuperando la inversión en unos 15 años”, dijo Lucrecia Sandí, directora de comunicaciones de Cansec. Gerson Vargas/La República
Enviar

La logística del transporte de carga daría un importante giro con tarifas más competitivas en cinco años, si entra a operar un canal seco interoceánico de $16 mil millones que conectaría el Caribe y el Pacífico, por medio de una nueva línea de tren y amplias carreteras.

{l1}canal_seco_de_16_mil_millones_viable_o_utopico{/l1}

La obra de infraestructura, que se encuentra en la etapa de prefactibilidad y fue concesionada desde 1998, generaría unos 80 mil empleos directos y tiene el potencial de reducir los índices de pobreza en la zona huetar atlántica, que es una de las más afectadas.

A esta altura se desconoce cuánto podrían bajar las tarifas de transporte de carga, pero el sector empresarial y el Gobierno hablan de un ahorro importante en costos y tiempo, además de una reducción de los embotellamientos y la contaminación.

El plan tiene prevista la construcción de tres aeropuertos, dos puertos, zonas francas e industriales, que aprovecharían la obra para agilizar las importaciones y exportaciones.

Ayer, la empresa Canal Seco de Costa Rica (Cansec) presentó la obra al Gobierno y plantea la construcción de 315 kilómetros de vías, en cuenta una carretera con diez carriles, de los cuales serán operativos cuatro por sentido, mientras los restantes serán para líneas férreas operativas, con capacidad para movilización de contenedores a doble altura.

{l2}megaproyecto-que-conectaria-guanacaste-con-limon-costaria-16-mil-millones{/l2}

“El canal seco ofrecería mayor dinamismo en el traslado de mercancías, además de un mayor ahorro de tiempo y costos para el sector exportador”, dijo Laura Bonilla, presidenta de la Cámara de Exportadores.

El proyecto sería financiado exclusivamente por inversionistas extranjeros, quienes asumirían el riesgo total de la concesión durante 20 años.

La idea de los empresarios es mover unos 18 mil contenedores al día entre un nuevo puerto en Parismina en la costa del Caribe, y otro en Bahía Santa Elena en el Pacífico, los cuales, se conectarían por medio de un corredor vial.

“Estamos hablando de un proyecto completamente viable desde el punto de vista financiero y logístico.
De acuerdo con nuestros cálculos, estaríamos recuperando la inversión en unos 15 años. No vamos a competir con las navieras, ni tampoco con APM; ya que nos encargaremos del transporte interno”, dijo Lucrecia Sandí, directora de comunicaciones de Cansec.

Además de empleo, el proyecto tiene el potencial de reducir el tránsito de vehículos pesados por algunas de las principales rutas nacionales, así como disminuir la contaminación y el deterioro de las carreteras que generan los furgones.

Sin embargo, poner en ejecución el plan no será fácil, ya que otros proveedores de servicios logísticos ven con recelo el canal seco que impulsa el proyecto y no se descarta que haya una oposición legal a la iniciativa.

En ese sentido, demandan al Gobierno que antes de poner en ejecución un canal seco, se debe hacer una importante inversión en infraestructura, con el objetivo de concluir proyectos como la Ruta 32, la carretera a San Ramón y la vía de Chilamate-Vuelta Kooper, entre otros.

Los transportistas de carga pesada cederían un porcentaje importante de su negocio si se llega a concretar el transporte por tren, aunque siempre tendrán la posibilidad de hacer trayectos menores a lo largo de todo el país.

A la oposición local se agregarían los obstáculos administrativos, incluidas las expropiaciones necesarias para hacer la vía ferroviaria y los puertos.

En este momento, no se conoce el número de expropiaciones necesarias para echar a andar el proyecto, dijo Silvia Jiménez, secretaria técnica del Consejo Nacional de Concesiones.

No sería imposible realizar el proyecto de un canal seco, cuyas ventajas incluyen una corta distancia entre las costas, las aguas profundas en ambos puertos, y una topografía casi plana para el ferrocarril.

Otra factor a favor, es que muchos barcos cargueros que entrarán en servicio durante el siglo XXI serán demasiado grandes —con más de 12 mil contenedores— para pasar por Panamá, aun con el canal ampliado.

Esto le permitiría a Costa Rica convertirse en un imán regional para este tipo de embarcaciones que requieren el traslado entre el Caribe y el Pacífico o viceversa.


 


ELEMENTOS BÁSICOS


El proyecto de Canal Seco contempla un puerto en el Caribe y otro en el Pacífico, conectados por un corredor vial, conformado por un ferrocarril de carga y un carretera, así como tres centros de zona franca.

201611141835200.rec-mapa.jpg

Fuente Cansec


RESPALDO


La construcción de un canal seco es una de obra de infraestructura apoyada por el sector empresarial y el Gobierno.

Lucrecia Sandí

Directora Comunicaciones
Cansec

Estamos hablando de un proyecto completamente viable desde el punto de vista financiero y logístico.
De acuerdo con nuestros cálculos, estaríamos recuperando la inversión en unos 15 años.
No vamos a competir con las navieras, ni tampoco con APM; ya que nos encargaremos del transporte interno.
Es cierto que el plan costará unos $16 mil millones, pero el Gobierno no pondrá un solo dólar, ya que el costo sería asumido en su totalidad por inversionistas internacionales.
De concretarse la inversión, estaríamos generando unos 80 mil empleos en cinco años y se estarían trasladando unos 20 mil contenedores diarios entre el Caribe y el Pacífico como mínimo al día.

Laura Bonilla

Presidenta
Cadexco

Esperamos que este proyecto pueda ejecutarse, ya que la falta de infraestructura es uno de los principales aspectos que inciden negativamente en la competitividad del sector exportador.
El canal seco ofrecería mayor dinamismo en el traslado de mercancías, además de un mayor ahorro de tiempo y costos para el sector exportador.
Otro aspecto beneficioso sería la generación de empleo, incremento en el ingreso de divisas y crecimiento económico de las zonas Huetar Norte y Chorotega de nuestro país.
Asimismo, la propuesta de la construcción de tres parques industriales en el marco del canal, así como un ferrocarril y aeropuertos, impactarían más significativamente la economía.

Carlos Villalta

Ministro
Obras Públicas y Transportes

El gobierno respalda este gran proyecto de iniciativa privada, el cual sería el más ambicioso de nuestra historia y podría superar al Canal de Panamá, como la mayor propuesta de infraestructura de la región.
Hablamos de tres aeropuertos, tres zonas francas e industriales, nuevas comunidades, una línea férrea y hasta carreteras.
Nos entusiasma la propuesta porque existe el potencial de generar unos 80 mil empleos, en zonas donde hay una gran carestía de puestos de trabajo, lo cual ayudaría a promover una visión de desarrollo más participativa.
De parte del Gobierno, tenemos una gran apertura a este tipo de desarrollo y haremos todo lo que sea necesario para ponerlo en marcha cuanto antes.

Francisco Quirós

Director ejecutivo
Cámara Transportistas de Carga

Se trata de un proyecto interesante, que vendría a complementar el transporte de carga.
Antes de avanzar con ese plan, se deben culminar otros proyectos fundamentales en el área de infraestructura, como la mejora de la Ruta 32, la carretera a San Ramón, la vía Chilamate-Vuelta Kooper y la troncal de San Carlos, entre otros.
Todos esos proyectos llevan mucho tiempo de planeación y ahora se quieren meter en un megaproyecto que sería beneficioso sí, pero no todavía.
Nos preocupa que el interés de la administración en un canal seco, atrase aún más los proyectos viales.
Con el canal seco habría una disminución del mercado, pero no necesariamente nos afecta, ya que el transporte entre puertos es de una sola vía.


GRANDES BENEFICIOS


La inversión de unos $16 mil millones en la construcción de un canal seco, generaría al país una serie de beneficios.

  • Posicionamiento de Costa Rica en las principales rutas marítimas mundiales
  • Movilización de carga interna a un menor costo, ahorrando también tiempo
  • Menos embotellamientos por la salida de autos pesados
  • Disminución de gases contaminantes
  • Dinamización de la economía en zonas rurales, generando puestos de trabajo en zonas deprimidas
  • Aumento en el cobro de impuestos
  • Reducción de la migración interna

Fuente Cansec

 



Ver comentarios