Enviar
Son los que presentan mayor índice de rechazo en la revisión vehicular, pese al potencial de riesgo que implica su peso
Camiones llevan carga de peligro a carreteras

• Al menos 128 vehículos de este tipo han estado vinculados con muertes en las calles desde el año pasado
• Automotores que transportan sustancias de riesgo presentan un nivel de rechazo en Riteve del 71%

Eduardo Baldares
[email protected]

Los vehículos de carga pesada y en particular los que utilizan remolques y los que transportan sustancias peligrosas, son los que están en peor estado en el país.
Esta situación ha tenido una vinculación directa con los accidentes de tránsito, pues solo durante 2007 al menos 95 vehículos con placa de carga protagonizaron accidentes viales con consecuencias fatales para 339 personas.

Mientras, en casi seis meses y medio de este año, han fallecido 151 personas, con 33 vehículos de este tipo involucrados, de acuerdo con estadísticas de la Dirección General de Tránsito.
Aunque el año pasado acudieron a la revisión vehicular 10 mil automotores más que en 2006, en el caso de las unidades de carga pesada fue todo lo contrario, pues más bien disminuyó la afluencia a los centros de inspección, al punto que fueron revisados 7.254 menos, tal y como se desprende del informe anual de Riteve SyC.
Además de la merma de asistencia, los índices de rechazo de los camiones fue la más alta del país. Los transportistas de sustancias peligrosas presentaron un 71% de rechazos, seguidos de los que cargan mercancías de un peso superior a 3.500 kilos, con un 70%, y los remolques y semi-remolques de los cabezales con un 67%.
En este último caso se produjo un elevado grado de inasistencia, puesto que tan solo se presentaron a realizar la prueba 461 remolques y semi-remolques de un total de 10 mil registrados, para un total del 95,4%.
Para colmo de males, se calcula que al menos un tercio de estos tienen más de 33 años de antigüedad, lo que explica en gran parte el alto nivel de rechazos.
Peor que reprobados quedaron 2.737 camiones de carga, 393 autobuses y 29 vehículos de material riesgoso que ni siquiera pudieron abandonar las instalaciones de Riteve por sus propios medios, tras descubrirse que se encontraban en un estado de deterioro tan deplorable en sus condiciones mecánicas, que simplemente no se les permitió salir de otra forma que no fuese mediante grúas o plataformas.
La principal causa por la cual los automotores de carga pesada reprobaron fueron los frenos. Incluso la incidencia de defectos en este apartado es de un 13% mayor que en los carros livianos, lo cual se debe principalmente al desequilibrio de frenada.
Específicamente se detectaron fallas en el montaje del sistema, tales como mala instalación de mangueras, tuberías y válvulas.
También se mencionan desperfectos en ejes y suspensión, llantas excesivamente gastadas, así como inexistencia de cintas reflexivas y pésimo funcionamiento de las luces direccionales.
Fernando Mayorga, gerente general de Riteve SyC, resaltó el problema de la evasión y se mostró preocupado porque “estos carros, por su potencia y peso, pueden convertirse en los de más alta peligrosidad en las carreteras”, e hizo énfasis en los que transportan mercancías tales como combustibles, gas, pinturas, cloros y en general sustancias química
s.
Hay un desconocimiento sobre la obligatoriedad de que los remolques y semi-remolques pasen la revisión técnica. “Muchos traileros se sorprenden cuándo les pedimos el documento”, aseguró Huanelge Gutiérrez, subdirector de Tránsito.
Francisco Quirós, director de la Cámara Nacional de Transportistas de Carga (Canatrac), considera que la Ley de Tránsito presenta “un vacío, pues habla de someter a revisión un tracto camión o camión autoimpulsado, y el semi-remolque no lo es”.
No obstante esta versión fue contradicha por Berlioth Herrera, vocera de Riteve, quien presentó una opinión jurídica de la Procuraduría en la que se expresa que los contenedores “se encuentran regulados por la revisión técnica de vehículos”.
Ante ello, Quirós aseguró que se está trabajando en un plan piloto para promover la inspección de remolques y semi-remolques, a fin de combatir el ausentismo en las pruebas, y en cuanto a los elevados índices de reprobación, dijo que “si bien algunos no pasan la primera vez, eso no quiere decir que no vuelvan a sus talleres y se ajusten hasta que puedan aprobar”.
Sobre la antigüedad de los vehículos, Quirós defendió que “depende del afiliado mantener actualizadas sus flotillas”, y adelantó que Canatrac firmó un convenio con la fundación Ecoenergía a fin de capacitar a los transportistas en mantenimiento vehicular, lo que espera se refleje en futuras mediciones de Riteve.
También se mostró preocupado por los resultados de 2007 Roberto Dobles, ministro del Ambiente y Energía, sobre todo en cuanto a los camiones cisterna.
“Obviamente es un tema que nos compete a Obras Públicas y Transportes, Recope y a nosotros, y por eso estamos en conversaciones con los transportistas y con la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos para ver cómo hacemos para promover una renovación de la flota, de manera que se reemplacen los equipos más viejos e ineficientes por otros más seguros y limpios”, adelantó.




Ver comentarios